NUESTRO ENFOQUE - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

NUESTRO ENFOQUE

El domingo 18 de mayo de 2008, el ambiente en «La Arena de la Libertad» no era diferente del habitual, pero para cientos de personas que habían venido de toda Nigeria y del mundo fue un día de inmersión espectacular con el Espíritu de Dios. Porque ese fue el día en el que registraron su propia experiencia del poder de Dios al cortar con la oscuridad en sus vidas, liberándolos del dominio de satanás.

Como es habitual, el Profeta T.B. Joshua comenzó el servicio del día alimentando al rebaño con la Palabra de Dios, enseñándoles sobre el tema «NUESTRO ENFOQUE». Tomó su lectura de Santiago 1-3. El hombre de Dios comenzó diciendo a la gente que quería impulsar su fe, y luego procedió a instarles a aferrarse a las promesas de Dios incluso en los momentos más difíciles. «Los Cristianos debemos centrarnos sólo en lo que Dios tiene que decir sobre nuestra situación», explicó. Cuando lo hagamos, no nos sentiremos derrotados cuando parezca que el mundo se acaba, porque esas situaciones críticas definen al verdadero Cristiano nacido de nuevo. Para enfatizar, el hombre de Dios añadió: «La calidad de la fe no se mide, se juzga por nuestra actitud hacia Dios cuando las cosas van bien, sino cuando los tiempos son difíciles».

Con este telón de fondo, el Profeta T.B. Joshua leyó Job 2:9-10 y animó a la iglesia a emular a Job, cuya fe permaneció inquebrantable a pesar de las innumerables pruebas que Satanás le impuso. Por lo tanto, instó a los Cristianos a abstenerse de quejarse de sus pruebas, diciendo: «Cada vez que te encuentres con pruebas, tómalas como una oportunidad para honrar a Dios ante los hombres». Dijo además que los Cristianos tienen el deber de ver más allá de sus obstáculos.

Para otro digno ejemplo Bíblico sobre ver con los ojos de la fe y no con los ojos físicos, el siervo de Dios citó 2 Reyes 6:16, la historia de Eliseo y su siervo cuando fueron rodeados por soldados enemigos. «La reacción de Eliseo ante la circunstancia es instructiva para cada uno de los Cristianos nacidos de nuevo de hoy», dijo el Profeta T.B. Joshua. Señaló que Eliseo estaba calmado y frío porque su enfoque estaba en Dios Todopoderoso». Por lo tanto, continuó, «Cuando nuestro enfoque está en Dios Todopoderoso solamente, estaremos tranquilos y decididos incluso cuando todo a nuestro alrededor esté inquieto». En palabras que vale la pena citar en su totalidad, el siervo de Dios dijo a la iglesia «Cuanto más claramente veamos el poder del Cielo, menos temeremos los problemas de la tierra, menos temeremos las calamidades de la tierra». A continuación, aseguró a los congregantes lo siguiente «No temas, porque aquellos que están con nosotros para protegernos, para luchar por nosotros, son más que los que están contra nosotros para destruirnos».

Una vez hechas estas aclaraciones, el Profeta T.B. Joshua pasó al núcleo de su enseñanza al pedir a los fieles que nunca perdieran de vista su destino, independientemente de los desafíos. Dijo a la iglesia: «Cualquiera que sea mi situación ahora, no puede dictar mi dirección porque mi enfoque, mi deseo, mi objetivo está en mi destino». Además, el hombre de Dios dijo a los congregantes que sacaran fuerzas del Salmo 62:5-6, diciendo: «Sólo de Él dependo. Sólo Él salva y protege. Él es mi Defensor y nunca seré derrotado. Porque camino con el Señor, hay fortaleza en mi debilidad. Dios manifiesta su fortaleza en mi debilidad, porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. No estoy acostumbrado a la derrota, no estoy acostumbrado al fracaso, no estoy acostumbrado a la pobreza, porque Dios manifiesta Su fuerza en mi debilidad».

En sus palabras finales del mensaje, el hombre de Dios instó a los congregantes a abrir los ojos de la fe para acallar sus temores y hablar en un tono de fe, confianza y finalidad, mientras declaraba así «Si nuestro gozo es constante, será permanente».

Cuando cientos sintieron el poder de Dios

Entre los cientos de personas que tuvieron su propia experiencia del poder de Dios durante el servicio había congregantes que llegaron con diferentes dolencias como problemas de visión, dificultad para caminar, panadizo, hernia, diabetes, úlceras en las piernas y dolor en el pecho. Muchos también habían venido con problemas de limitación espiritual para los que necesitaban un progreso Divino. Para gloria de Dios, todas estas personas fueron atendidas en sus necesidades mientras el Profeta T.B. Joshua oraba en el poderoso nombre de Jesús.

El hombre de Dios comenzó orando así: «Espíritu del Dios vivo, cae de nuevo sobre nosotros. Entra en nuestra alma y prepara nuestro corazón. Fortalece nuestro deseo. Fortalece nuestra determinación. Llena nuestro corazón, Señor. Establece Tu Reino en nuestro corazón: Tu Reino de amor, de humildad, de paciencia, ¡en el nombre de Jesucristo!». Con la seguridad de haber recibido de Dios, el Profeta T.B. Joshua pidió a los congregantes que confesaran su sanidad y victoria: «¡Gracias, Señor! ¡Soy redimido! ¡He nacido de nuevo! ¡La derrota y el fracaso son cosas del pasado! Soy salvo». A partir de entonces, el hombre de Dios impuso las manos sobre los enfermos y los afligidos, y las señales y los prodigios acompañaron cada una de las menciones del victorioso nombre de Jesucristo.

Sus casos no escaparon a la unción de Dios

«En todas las situaciones, debemos pedir al Señor que abra los ojos de nuestra fe. La apertura de nuestros ojos de la fe es el silenciamiento de nuestros temores. En la oscuridad, estamos destinados a tener miedo. Satanás no quiere que vivas una vida de fe o que vivas por fe, y mucho menos que veas el otro lado. Allí donde no hay visión, el pueblo perece». Estas fueron las palabras de fe y de elevación del alma con las que el Profeta T.B. Joshua comenzó la sesión de oración masiva del Servicio Dominical en vivo de La SCOAN del 18 de mayo del 2008.

En cuanto a la razón por la que los Cristianos enfrentan desafíos, el siervo de Dios dijo que las situaciones son a menudo la forma en que Dios les protege, preserva o prepara para un futuro mejor en su camino con Él. En sus palabras: «La situación en la que te encuentras puede ser para detenerte un tiempo con el fin de preservarte, para detenerte un tiempo con el fin de prepararte para los desafíos, para detenerte un tiempo con el fin de fortalecer tu deseo, para detenerte un tiempo con el fin de reformarte para una mejor posición en la vida, para detenerte un tiempo con el fin de mantenerte para un nuevo nivel en la vida». En consecuencia, preguntó retóricamente: «¿Quién sabe lo que habría pasado si tu oración por una condición mejor hubiera sido respondida? ¿Quién sabe lo que te habría ocurrido?».

Por lo tanto, les instó a orar así: «¡Señor, abre mi corazón a Tu fe! ¡Abre mi corazón a Tu Palabra! Abre mi corazón a Tu Espíritu!».

Cuando la visión salvó a las personas

De no ser por la amplitud de visión que el Espíritu Santo puso a disposición de los asistentes a través del Profeta T.B. Joshua, el servicio podría haber sido una sesión más de la iglesia sin ningún impacto real en las vidas de quienes necesitaban desesperadamente la intervención Divina. La primera persona que recibió profecía ese día fue Taiwo, que había estado luchando contra un espíritu maligno. Dijo que alguien había intentado darle poderes satánicos en la casa que acababa de comprar. A pesar de rechazar la oferta, dijo Taiwo, el espíritu contrario en cuestión persistió en atormentarlo. Sin embargo, el siervo de Dios le dijo que la profecía significaba una solución Divina.

El Profeta T.B. Joshua identificó así a Ogbemudia: «Hermano mío, tienes un viaje el martes». Además de decirle otras cosas, el siervo de Dios le advirtió a Ogbemudia que no se peleara por el testamento de su difunta hermana, señalando que ella había hecho su dinero por un medio impuro. Ogbemudia dijo que su difunta hermana sin hijos lo había convertido en su pariente más cercano, lo que provocó la envidia, la ira y la oposición de su familia y del prometido de su hermana, quien se quedó con los bienes en cuestión.

A John se le le dijo que tenía un espíritu de lujuria y que eso le causaba problemas psicológicos. Confirmando la profecía, dijo que era un ministro de Dios que había sido adicto a la masturbación desde sus días de escuela secundaria. «Con Dios, todo es posible», aseguró el Profeta T.B. Joshua a John, quien prometió renovar su dedicación al trabajo del Reino.

A Paul se le dijo que había convertido deshonestamente la propiedad de un «amigo» fallecido en la suya propia, a pesar de saber que los hijos del difunto necesitaban ayuda. También se le le dijo que pronto podría reunirse con el difunto si no se sinceraba con la familia del hombre sobre lo que había hecho. El siervo de Dios también dijo que Paul había tenido un accidente anteriormente. Por último, el siervo de Dios dijo que estaba dispuesto a ayudar a Paul a restaurar la propiedad. Pablo confirmó todas las profecías y reveló que había sufrido una fractura en un accidente del que fue el único superviviente. Prometió ir y no pecar más.

«Quiero hablarles de mi Dios», dijo sonriendo el Profeta T.B. Joshua a Mehul y a su madre, ambos hindúes. Dijo que la única solución a la dolencia de la madre de Mehul era que ella entregara su vida a Jesucristo. Mehul confirmó las profecías y dijo que estaban preparados para la salvación.

A Jimoney se le dijo que hiciera caso al consejo de su madre en el lecho de muerte de que perdonara a todos los que le habían hecho daño, incluido su hijo. Mientras confirmaba la profecía, dijo que había sido criado por una tía que le había asegurado que estaría bien mientras ella se estaba muriendo. Después de su muerte, dijo, tuvo que vivir con varias personas diferentes en distintos momentos, durante los cuales quedó traumatizado por el trato injusto que recibió. El hombre de 65 años prometió seguir sirviendo a Dios.

Hubo una profecía para Grace acerca de su madre, que había sido injustamente etiquetada como bruja en su país, Zambia, lo que la llevó a tener mala salud y a no querer seguir viviendo. El siervo de Dios dijo que los acusadores de la madre de Grace habían ofendido al Espíritu de Dios, lo que había provocado problemas en sus propias vidas. Grace agradeció a Dios por haber resuelto los problemas de su familia a través de la profecía.

¿Dónde está tu mujer? Estás solo». Esas fueron las palabras de la profecía para Kayode, quien había estado pensando en divorciarse de su mujer. Kayode confirmó que había estado haciendo cosas que no quería hacer a causa del conflicto matrimonial, y agradeció a Dios por la profecía.