NUESTRA CONFESIÓN NOS DA POSESIÓN - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

NUESTRA CONFESIÓN NOS DA POSESIÓN

«¿Te ha dado posesión tu confesión?», fue la pregunta que el Profeta T.B. Joshua hizo a los congregantes el domingo 4 de mayo del 2008, al comenzar su sermón «NUESTRA CONFESIÓN NOS DA POSESIÓN». El texto de referencia de su mensaje fue tomado de Mateo 21:21«Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis». 

Esencialmente un refuerzo del mensaje del domingo anterior, el sermón del 4 de mayo se centró en el vínculo entre la fe y la confesión genuina. Tras leer su texto de referencia, el siervo de Dios afirmó: «Todo lo que el hombre confiese con fe, lo recibirá». Además, señaló: «La fe camina en la dirección de la confesión genuina. La fe sigue las huellas de la confesión genuina. La fe y la confesión no pueden ir en direcciones opuestas. Cuanto más lejos vaya tu fe, más lejos irá tu confesión». Utilizando una metáfora, el siervo ungido de Dios afirmó que «cuando el lecho de la confesión está bien colocado, la fe se recostará firmemente en él»

Hablando más sobre el tema, el Profeta T.B. Joshua explicó: «Todo lo que recibes de Dios está en función de tu confesión. Cuando tu confesión es fuerte, tu fe es fuerte. Cuando tu confesión es débil, tu fe es débil. Esto significa que tu confesión es tu fe». Mencionó cómo «la incredulidad crece con la confesión negativa». Para poner las cosas más claras, añadió: «Una confesión de fracaso pone el fracaso en el trono. Si confieso debilidad, la debilidad me domina. Por mi confesión, soy salvo o perdido. Por mi confesión, tengo abundancia o carencia. Por mi confesión, soy fuerte o débil». 

Para ilustrar mejor el núcleo del mensaje, el Profeta T.B. Joshua se refirió a la historia de David y Goliat en 1 Samuel 17:46, señalando que David había hecho una confesión profética de victoria antes de entrar en batalla con el guerrero filisteo que había estado amenazando a los hijos de Israel. Por tanto, el hombre de Dios amonestó a los congregantes a ser cautelosos con sus palabras, ya que uno no puede vivir más allá de su confesión. Según sus palabras: «Cuando tu declaración proviene de la fe, tu palabra se vuelve profética. La vida que vives es el resultado de tu confesión». A esto, añadió: «Es una pena que muchos no confiesen nunca el fracaso, pero vivan en el ámbito del fracaso, porque su confesión nunca está en armonía con su creencia»

Citando Romanos 5:1-2, el hombre de Dios observó: «Como hijo de Dios, es natural que funciones en fe, ya que esa es la naturaleza de tu vida», y añadió que «tu confesión es tu fe». Además, señaló que nuestro espíritu «siempre responde a nuestra confesión y es la confesión positiva y clara la que gana». Volvió a hablar brevemente sobre el caso de los que no confiesan el fracaso y sin embargo se encuentran en un ámbito de fracaso. También señaló: «Es sorprendente la fe que tiene la gente en las cosas equivocadas». A este respecto, recurrió a 1 Samuel 17:46 y dijo: «Si tu declaración proviene de la fe, tu lucha te hará más fuerte. Si tu confesión sobre tu situación proviene de la fe, abrazarás la victoria. Si tu declaración proviene de la fe, tendrás la mano de Dios ejecutando todas las cosas por ti». 

Explicando aún más, el Profeta T.B. Joshua instó a los congregantes a dejar todas las batallas para Dios, ya que Dios luchará por Sí mismo y por aquellos que Le dejen sus batallas a Él. En sus propias palabras: «Somos herramientas en las manos de Dios. Si tu declaración no viene de Dios, no podrá resistir la prueba del tiempo». 

El siervo de Dios continuó explicando cómo «nuestra incapacidad para dar a Cristo Su posición adecuada, Su lugar apropiado en nuestro corazón, es en realidad responsable de la crisis de nuestra confesión». Por ello, animó a los congregantes a dar el lugar adecuado a Cristo en sus corazones. Sobre cómo lograrlo, dijo: «Le damos el lugar adecuado cuando nuestra mente se enfoca en las cosas del Espíritu. Nuestra mente debe ser disciplinada para enfocarse en las cosas del Espíritu»

Por último, el Profeta T.B. Joshua encomendó a los congregantes que utilizaran las armas del testimonio y la confesión positiva como artículos de fe para afrontar situaciones difíciles. Concluyó: «Siempre que te enfrentes a situaciones difíciles como cristiano, recuerda usar tu arma del testimonio y la confesión: lo que el Señor ha hecho en el pasado y lo que el Señor es capaz de hacer en la circunstancia»

La Oración de Fe 

La ministración de la Línea de Oración demostró el poder de la declaración positiva anclada en el nombre de Jesucristo. Antes de empezar a imponer manos a las personas, el Profeta T.B. Joshua exhortó: «Cuando nuestra declaración proviene de la fe, nuestras palabras se vuelven proféticas. Cuando nuestra declaración proviene de la fe, nuestro mensaje se vuelve profético. Cuando nuestra declaración aquí proviene de la fe, nuestra enseñanza y predicación se vuelven proféticas»

Entonces les pidió que declararan así: «Soy sano; ¡Jesús es mi Sanador! Soy redimido; ¡Jesús es mi Redentor! Soy salvo; ¡Jesús es mi Salvador! Soy liberado; ¡Jesús es mi Libertador!» Concluyó diciendo: «Mantente firme en tu confesión incluso ante la evidencia negativa de los sentidos»

Cuando los congregantes recibieron un toque del Cielo, fueron liberados instantáneamente de toda forma de maldad en sus cuerpos. Muchos vomitaron las sustancias venenosas de sus sistemas, mientras que otros soltaron sus dispositivos médicos al entrar en una nueva vida en Jesucristo. 

El poder de la Oración Masiva 

Antes de comenzar la sesión de Oración Masiva, el Profeta T.B. Joshua compartió palabras de aliento con la iglesia. Dijo: «Dios nos ha dado muchas promesas de milagros, bendiciones sobrenaturales. Sin embargo, para alcanzar la bendición, hay muchos gigantes que requieren ser conquistados. No puede haber victoria sin guerra. ¿Cuál es la tuya? No puede haber libertad sin guerra. ¿Cuál es la tuya? Cualquiera que sea la tuya, tienes un amigo, el Espíritu Santo, que puede conquistar todos los gigantes, que puede eliminar todos los gigantes. Empieza a pedirle a tu Amigo que disipe todos gigante de tu vida». 

Para los espectadores de todo el mundo, el hombre de Dios oró así: «Dondequiera que estés; ¡recibe, en el nombre de Jesús! Comienza a profetizarte a ti mismo; “¡Soy sanado; Jesús es mi Sanador! Soy redimido; ¡Jesús es mi Redentor! Soy liberado; ¡Jesús es mi Libertador!”»

Luego ora: «¡Comienza a levantarte y a caminar! ¡Está bien! ¡Está bien con tu negocio! Todo está bien con tu salud. ¡Todo está bien con tus finanzas! ¡Está bien con tu carrera! ¡Está bien con tu vida matrimonial! Todo está bien. Tu profecía se ha cumplido. Ahora mismo, ¡comienza a caminar en la luz de tu confesión! ¡Comienza a caminar en la luz de tu testimonio! ¡Comienza a reír a la luz de tu testimonio!». 

Finalmente, oró por el mundo en general: «Señor Jesús: ¡paz y unidad, consuelo donde hay presión y tensión, guerra, crisis! ¡Tú eres la solución! ¡Proporciona la solución, Señor! Gracias, Señor, por Tu protección. En el nombre de Jesucristo»

Profecías como soluciones Divinas 

La profecía condujo a la liberación y posterior transformación de muchos de los congregantes. La primera profecía fue para Angela, a quien el Espíritu Santo le dio indicaciones sobre el hecho de haber sido desilusionada en el amor y el ataque espiritual que la llevó a la calvicie. El hombre de Dios le dijo que perdonara a dicho hombre y a su familia. Ella confirmó las profecías y prometió servir a Dios por siempre. 

Para Emmanuel, hubo una profecía relativa a los problemas en su vida debido a la discordia entre sus padres. El hombre de Dios dijo que la madre de Emmanuel estaba en condiciones de resolver la situación y que no debía apresurarse a casarse, ya que Dios había preparado a una mujer jamaicana que sería una fuente de reconciliación en su familia. Tras la profecía, Emmanuel prometió permanecer con Dios toda su vida. 

En el caso de Kennedy, la profecía lo liberó del espíritu de suicidio que había perseguido a su familia. «Con Dios todo es posible», dijo Kennedy, e incluso prometió no pecar más, después de haber intentado suicidarse dos veces. 

Kemi fue liberada del espíritu de enuresis después de que el siervo de Dios orara así: «Padre, que se haga la luz, en el poderoso nombre de Jesucristo. A partir de hoy, profetizo en tu vida: “¡Ya no hay más enuresis!”». ¡Y así sucedió!. 

John recibió una profecía sobre un libro místico que había conseguido en Bombay y que había afectado a su salud mental. Confirmó que la profecía era cierta, diciendo que buscaba el poder y lo hacía de forma equivocada. Prometió someter su vida plenamente a Dios. 

Al oficial de policía despedido Ferguson se le dijo que había hecho un gran mal a una mujer mayor, lo cual acarreó problemas en su vida. Ferguson confirmó que había tenido un encuentro con una mujer, tras lo cual empezó a tener dificultades en el trabajo, lo que le llevó a ser despedido por un problema causado por su jefe. Dio las gracias a Dios por revelar su problema al profeta T.B. Joshua y proporcionarle una solución. 

Las profecías para Patience se referían a su primera hija con problemas similares a los suyos y a un fantasma con el que tuvo un encuentro en la playa. Dijo que su hija se había fugado con un hombre mientras estaba en la universidad, en contra de su consejo. También confirmó que había intimado con un hombre que había conocido mientras vendía cosas en la playa y que el hombre había desaparecido después de su vida. Prometió no pecar más. 

A cierto hombre se le dijo que no se asustara por «la breve carta» que tenía en su poder. Resultó que el hombre en cuestión era Eddy, quien recibió una liberación instantánea en el poderoso nombre de Jesucristo. Eddy mostró hojas de papel que contenían los nombres de los miembros de su familia rodeados de encantamientos diabólicos, supuestamente escritos por un cuñado potencial que su familia había rechazado. Eddy dijo que la profecía demuestra que Dios está vivo. 

«No pierdas la esperanza», le dijo el hombre de Dios a Willoé, señalando que dos hombres ya la habían decepcionado. «Cuando salgas de aquí, alguien te está esperando», la animó con el poder de la profecía. También le dijo que evitara a cierta amiga que podría hacerla volver a su vida anterior. «Mi confesión está en Jesús», dijo Willoé tras confirmar la profecía sobre la decepción de los hombres. Philip obtuvo una profecía sobre la iniciación que le llevó a lo que parecían ataques epilépticos que solían ocurrir mientras dormía. También recibió una profecía sobre el espíritu de lujuria hacia los animales en sus días de juventud. «Tienes un poder maligno en ti», le dijo el hombre de Dios. Después de su liberación, que le produjo inmediatamente una novedad de espíritu que le hizo abrazar a su amigo con entusiasmo, Philip confirmó ambas profecías y dijo que Dios le había encontrado en el punto de sus necesidades.