CAMINA POR FE - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

CAMINA POR FE

«No estamos pidiendo por algo que podamos hacer por nosotros mismos, sino por algo que está más allá de la razón. Cuando sucede, no puedes entenderlo, no puedes explicarlo porque está más allá de la razón, algo que está más allá del conocimiento de los sentidos». Esas fueron algunas de las intrigantes palabras con las que el Profeta T.B. Joshua había comenzado su mensaje titulado «CAMINA POR FE», el domingo 20 de abril del 2008.

En su introducción, el siervo de Dios se refirió al caso del hombre que había nacido ciego en Juan 9 para ilustrar cómo las cosas hechas posibles por la fe no pueden ser explicadas o entendidas por la razón. «La fe», dijo, «no pide cosas posibles; la fe está pidiendo lo imposible». Continuó afirmando que la conversación diaria de un cristiano es «la gran confesión». En sus palabras: «Confesamos a Cristo ante el mundo. Confesamos la plenitud de Su gracia. Confesamos la integridad de la revelación».

Una vez expuestos estos puntos, el Profeta T.B. Joshua pidió a los congregantes que declararan así después de orar con ellos «ahora mismo, comienza a confesar quién eres: Soy salvo; ¡Jesús es mi Salvador! Soy sano; ¡Jesús es mi Sanador! Soy redimido; ¡Jesús es mi Redentor! ¡Soy justificado! ¡Ya no soy condenado! ¡Estoy unido a Dios! ¡La derrota y el fracaso son cosas del pasado!». A esto, añadió: «Ni por un momento reconozcas que la capacidad de Dios no te puede superar». A continuación, procedió a recordarles la necesidad de creer constantemente que Dios es más grande que sus necesidades, al tiempo que les instaba a afirmar: «¡No puedo ser conquistado! No puedo ser conquistado porque soy una nueva creación».

Y todavía en una nota de seguridad de la promesa divina en la Palabra, el siervo de Dios dijo a los congregantes: «¡con Jesús apoyando tu posición, pronto te levantarás! ¡No puedes ser conquistado! Cuando Jesús apoya nuestra posición, ¡hay éxito en el fracaso! Cuando Jesús apoya nuestra posición, ¡hay buena salud en la enfermedad! Cuando Jesús apoya nuestra posición, ¡hay libertad en el yugo!».

Para su texto de referencia, el Profeta T.B. Joshua leyó Gálatas 3:26, sobre la implicación de ese pasaje bíblico, el hombre de Dios dijo que la fe, que es el producto del «espíritu recreado», juega un papel crucial en el camino del Cristiano con Dios. Señaló que «la naturaleza de Dios», recibida en el momento de la salvación, crece sólo en la medida en que se actúa sobre las palabras de Dios. «La fe», dijo, «es simplemente la Palabra que prevalece sobre la evidencia de los sentidos». Las consecuencias de no pronunciar palabras de fe se hicieron evidentes cuando comentó: «cuando tus palabras no están de acuerdo con la Verdad de Dios, las Palabras de Dios, tus palabras seguirán siendo ociosas, sin sentido o a menudo destructivas». A continuación, preguntó a los congregantes: «¿puedes ver algo tan peligroso como gritar el nombre «Jesús» sin fe?».

El Profeta T.B. Joshua también recordó a los congregantes que operar sólo «en lo natural» es una indicación de falta de discernimiento y poder espiritual. Por lo tanto, les instó a no andar por los sentidos, ya que el «conocimiento de los sentidos» sólo confiesa lo que puede ver, oír, sentir o tocar. Los verdaderos creyentes, añadió, persisten en confesar la positividad independientemente de su situación. De acuerdo con él, «como cristiano, debes mantener la profesión de tu fe, es decir, cuando las cosas van bien, Jesús es el Señor; cuando las cosas van mal, Jesús es el Señor».

Otras referencias bíblicas para el mensaje procedían de Mateo 16:13, 2 Corintios 4:13 y Hebreos 6:12. Comentando Mateo 16:13, el hombre de Dios dijo: «primero, Pedro era espiritual. Al minuto siguiente, reconocía sus sentimientos naturales». En ese sentido, dijo que los Cristianos deben darse cuenta de que no serán rivales para satanás si se quedan en lo natural. Y añadió: «cuanto más nos metemos en lo natural, más se levanta satanás y se hace más grande. Por el contrario, cuanto más nos adentramos en la fe, más disminuye satanás».

A la luz de este entendimiento, el Profeta T.B. Joshua dijo que la vida tiene un lado espiritual y un lado natural, y el lado espiritual es lo que Dios exige a los Cristianos que reflejen. En sus palabras, «la Biblia dice: Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren». Por ello, declaró con rotundidad: «¡significa que debes ver el otro lado! La fe no es un botón mágico que se pulsa para obtener lo que se necesita de Dios al instante». Dijo a los congregantes: «sabemos lo que eres. Si te callas, no podemos ubicarte», ya que la fe nunca va más allá de nuestra confesión.

En cuanto a 2 Corintios 4:13, el Profeta T.B. Joshua dijo que los Cristianos deben ejercer la medida de la fe que Dios les ha dado creyendo en su corazón y confesando con su boca. Con respecto a Hebreos 6:12, reiteró que «la fe no es un botón mágico que se pulsa para obtener lo que se necesita de Dios». Luego concluyó con estas palabras: «significa que la paciencia va unida a la fe para heredar las promesas del Padre para tu vida. La tribulación puede ponerte a prueba, la aflicción puede probarte; pero no puede destruirte. ¡Mantén tu frente sólido! Tú con Dios eres la mayoría; no puedes ser movido. ¿Eres sólido? ¡Mantén tu frente sólido! Tú y Dios están levantando la carga juntos».

Una Oración Masiva de Afirmación

Antes de iniciar la sesión de Oración Masiva, el Profeta T.B. Joshua recordó a los congregantes el poder de la Palabra, diciendo: «es la palabra de Su gracia la que construye la fe en el corazón de los creyentes. ¡Es la Palabra la que establece! ¡Es la Palabra la que construye! ¡Es la Palabra que sana! ¡Es la Palabra que libera! ¡Es la Palabra que bendice! ¡Es la Palabra que salva! Es la Palabra».

Y continuó: «no hay acción por parte de Dios sin tu confesión. La Biblia dice que la fe nunca va más allá de nuestra confesión. Esto significa que la confesión está guiada, gobernada por la fe. Por tu confesión, te salvas o te pierdes. Por tu confesión, tienes abundancia o carencia. Por tu confesión, eres fuerte o débil».

Luego dijo a los congregantes que afirmaran así: «¡Estoy unido a Dios! ¡Soy justificado! ¡Ya no soy condenado! ¡La derrota y el fracaso son cosas del pasado! Soy sano; ¡Jesús es mi Sanador! Soy libre, Jesús es mi Libertador. Soy salvo; ¡Jesús es mi Salvador! ¡En el nombre de Jesús! La fe confiesa con alegría su victoria. Su alegría es una celebración».

Hablando además, el hombre de Dios dijo que «usar la Palabra de Dios en nuestra vida diaria es el secreto de la fe». Por ello, pidió a los congregantes que oraran por «la gracia de no pensar ni hablar nunca en el nivel de la vieja vida» y de cambiar sus palabras y pensamientos. Continuó: «es esta palabra de fe la que establece. Es esta palabra de fe la que construye. Es esta palabra de fe la que sana, salva y protege. Es esta palabra de Su gracia que construye la fe en los corazones de los creyentes».

Sobre la solución a la falta de fe, el Profeta T.B. Joshua dijo: «tu corazón debe estar arraigado y cimentado en la Palabra y en el amor». Finalmente, oró y afirmó así sobre las vidas de los congregantes: «¡Será permanente! La tribulación puede probarte, la aflicción puede probarte, la pobreza puede probarte, el fracaso puede probarte, el retroceso puede probarte; ¡no puedes ser destruido! ¡Mantén tu frente sólido! No puedes ser conquistado».

Profecías de sanidad, liberación y redención

El Espíritu Santo hizo brillar Su luz que desvaneció las tinieblas durante la sesión de profecía, con profecías dadas sobre las situaciones en las vidas de Diana y Pako de Botswana, y Kingsley de Nigeria.

El Espíritu de Dios reveló el lugar especial que ocupa el mes de febrero en la vida de Diana. El Espíritu de Dios, a través del profeta T.B. Joshua, también mencionó la pérdida de un ser querido, el consejo que le dio una persona mayor sobre la necesidad de orar y su enfermedad. Diana dijo que había perdido a una querida amiga y esposa de un Pastor a causa del cáncer, y que ella misma había sufrido una hernia tras una operación. «Lo que digan los médicos sobre tu salud no es nada; Dios ha tomado el control», aseguró el Profeta T.B. Joshua a Diana, quien agradeció a Dios por permitirle al Profeta T.B. Joshua «hablar la Palabra del Señor en verdad».

Pako recibió una profecía sobre sus fracasos matrimoniales y los de sus familiares, así como sobre su hijo pequeño, que había estado preguntando por su padre. También se le dijo: «Dios te dará a alguien», mientras el hombre de Dios mencionaba su lugar de trabajo. Pako dijo que se había separado del padre de su primer hijo, un niño de 12 años, al igual que se había separado del padre de sus otros dos hijos. También dijo que tenía problemas en el trabajo. Luego pidió la gracia de no pecar más, «voy a volver siendo una persona diferente», prometió.

Para Kingsley hubo una profecía sobre su amigo que había sido asesinado cuando un brujo le disparó para probar la eficacia de un amuleto antibalas. Kingsley confirmó la profecía. Siguiendo las instrucciones del siervo de Dios, Kingsley se quedó en la iglesia durante más de un mes y Dios le dio un testimonio. Resultó que todos los demás miembros de la banda de ladrones armados de Kingsley habían sido asesinados durante una operación bancaria a la que había sido invitado mientras estaba en la iglesia. Tras rechazar la invitación, Kingsley dio las gracias a Dios por utilizar al Profeta T.B. Joshua para redimirle. «Prometo ir y no pecar más», dijo, al tiempo que aconsejaba a los jóvenes que evitaran «las cosas del mundo» y se enfocaran en Dios.

Línea de Oración

El poderoso nombre de Jesucristo hizo maravillas en la vida de cientos de congregantes, que recibieron liberación y sanidades de hinchazón corporal, dislocaciones, fracturas, panadizos, enfermedades de la piel, mala visión y rigidez de cuello, etc. Todos ellos dieron testimonio del poder transformador de vidas de Dios, entre los que se encontraban Ebere de Nigeria, Comfort de Camerún, Pascal del Congo y Goretetse de Botsuana. ¡Gloria a Jesucristo!