PERMANECE EN FE – PARTE 2 - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

PERMANECE EN FE – PARTE 2

El domingo 6 de abril de 2008, cuando dio la parte final del mensaje «PERMANECE EN FE», el Profeta T.B Joshua había comenzado con palabras de reafirmación a los congregantes, diciéndoles: «viendo sólo lo que Dios dice producirá y aumentará nuestra fe. No importa la situación en la que te encuentres, no importa la situación por la que estés pasando, si Dios está contigo, te consolará». Para el texto de referencia del sermón, el siervo de Dios leyó de Romanos 5:1-3, y a lo largo de la ministración quedó claro para la iglesia que sus palabras eran las de un hijo de Dios que había pasado por pruebas y tribulaciones que le habían preparado para hablar de forma convincente sobre la situación de los congregantes en el propio camino de fe de ellos. Por ejemplo, después de leer el texto de referencia, subrayó el papel inevitable de la intervención divina, que corona todo esfuerzo humano, diciendo: «después de haber hecho todo lo posible, todavía hay que dejarlo para Dios. Después de haberte esforzado, de haber trabajado duro, todavía tienes que dejarlo para Dios que lo marque».

Explicando lo que quería decir, el Profeta T.B Joshua dijo que es normal que los Cristianos sean testigos tanto de los buenos como de los malos tiempos, incluso cuando viven por  fe y no por vista. Por ello, dijo, un Cristiano no debe sentirse abandonado por Dios cuando se enfrenta a algunas de las situaciones desagradables de la vida, como la enfermedad, la decepción o la pobreza, ya que Dios a menudo utiliza tales circunstancias para prepararle para el cumplimiento de su destino. En sus palabras, «tu propia pobreza puede ser para preservarte, puede ser para mantenerte para un nuevo nivel, puede ser para reformarte para una mejor posición, puede ser para fortalecer tu deseo de Dios». Por ello, instó a los congregantes a aprender a cortar a satanás ignorando sus trucos de distracción y aprovechando «nuestra unión con Cristo en el Espíritu».

Sin embargo, el siervo de Dios añadió, la unión del Cristiano con Cristo en el Espíritu sólo puede darse si se fundamenta en la Palabra de Dios, que es el activador último de la fe. Dijo a la iglesia: «cada vez que pronuncias palabras de fe, te escuchas a ti mismo y Dios te escucha. Por el contrario, cuando no dices palabras de fe, tú te oyes a ti mismo; Dios no te oye». Por eso, continuó, no hablar las palabras de fe te llevará a tratar de invocar el nombre de «Jesucristo» simplemente como un hechizo o amuleto. En este sentido, citó el ejemplo de David en 1 Samuel 17:45-fin, que no sólo se enfrentó a Goliat con fe, sino que también pronunció palabras de fe durante el encuentro. «Dios ha dado a cada Cristiano la medida de la fe», señaló el Profeta T.B Joshua, aunque añadió: «Cuando hablas con tu boca lo que no crees en tu corazón, tus palabras seguirán siendo ociosas, sin sentido y a menudo destructivas».

Leyendo de Romanos 12:12 y ofreciendo una ilustración personal de lo que significa activar siempre la fe en Cristo Jesús, el siervo de Dios dijo: «como resultado de tener mi propia vida de fe, tengo acceso instantáneo a Dios; puedo contactar con Él. Si eres verdaderamente cristiano, tienes la misma gracia». Además, leyó 1 Juan 5:4 e invitó a los congregantes a confesar así «¡soy un hombre de fe porque soy miembro de la familia de la fe! ¡Dios ha dado a cada Cristiano la medida de la fe, el espíritu de fe, las palabras de fe! ¡Esta es la victoria que ha vencido al mundo: mi fe!».

Para dejar más claro su punto de vista, el hombre de Dios dijo a los congregantes que construir su propia fe a tal nivel les evitará tener que depender de otros para que oren por ellos. Dijo: «una vez que tengas esto, puedes orar al Padre en el nombre de Jesús y Él te escuchará. No tengo que buscar allí y aquí a otra persona que ore por mí la oración de fe». Antes de cerrar el mensaje, el Profeta T.B Joshua leyó de Juan 16:23 y señaló lo siguiente «cuando actúas según la Palabra de Dios, estás actuando al unísono con Dios, es decir, estás levantando la carga juntos. Cuando levantan la carga juntos, están compartiendo Su fuerza y habilidad… Tú y Él están levantando la carga juntos. Él está confraternizando contigo y compartiendo contigo, y tú estás compartiendo Su habilidad y poder».

Al igual que había hecho al principio del sermón, el siervo de Dios terminó con más palabras de afirmación de fe en la filiación de nuestro Señor Jesucristo al pedir a los congregantes que declararan así: «¡Yo sé a dónde pertenezco! ¡Soy un miembro de la familia de la fe! ¡Soy un hombre de fe! ¡Tengo fe! ¡La fe es algo que tengo! Dios ha dado a cada cristiano la medida de la fe, las palabras de fe, el espíritu de fe. Esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe».

El poder de Dios en la Línea de Oración

En la Línea de Oración, donde más tarde ministraría sanidad y liberación en el poderoso nombre de Jesucristo, el Profeta T.B Joshua comenzó orando de la siguiente manera: «abre nuestros corazones a Tu fe. Abre nuestros corazones, Señor, a Tu Espíritu. Abre nuestros corazones a Tu Palabra. Gracias, Señor. En el nombre de Jesucristo oramos».

Una vez más, aseguró a los congregantes sobre el poder de Dios para sanar, bendecir y liberar: «si el Señor está contigo, no importa la situación en la que te encuentres, Él te consolará. ¿Estás en el lecho de enfermedad? Si el Señor está contigo, no importa la situación en la que te encuentres, Él te consolará. ¿Estás enfermo? ¿Estás en la miseria? Sea cual sea la situación en la que te encuentres, si Dios está contigo, te consolará».

A partir de entonces, el hombre de Dios oró en el nombre de Jesucristo, que todo lo vence, y diversas enfermedades desaparecieron del sistema de las personas, incluyendo enfermedades de la piel, úlceras en las piernas, hinchazón del cuerpo, forúnculos, sarampión, cáncer de ano y lesiones de todo tipo. Para la gloria de Dios, muchos también vomitaron las sustancias venenosas de sus sistemas.

«¡Eres libre!» dijo el Profeta T.B Joshua a los que habían experimentado la intervención divina en su situación. A continuación, les dijo: «Jesús dijo: que los débiles digan: ¡soy fuerte! Que los débiles digan: ¡soy sano!». Luego les instó a confesar su propia libertad en Cristo Jesús: «¡soy sano; Jesús es mi Sanador! ¡Soy redimido; Jesús es mi Redentor! Soy libre; ¡Jesús es mi Libertador! Soy salvo; ¡Jesús es mi Salvador! ¡Gracias Señor! Amén».

¡Palabras de exhortación mientras la Oración Masiva no deja a nadie fuera!

El Profeta T.B Joshua siguió exhortando a los congregantes durante la sesión de Oración Masiva. Les instó a buscar el conocimiento de la voluntad de Dios para sus vidas, independientemente de su situación. Les animó a mantener la vista puesta en el objetivo de alcanzar el Cielo. «Pídele que abra tu entendimiento para conocer Su voluntad con respecto a cualquier cosa que estés atravesando», les dijo que oraran. Y añadió: «cuando conozcas Su posición con respecto a lo que estás pasando ahora, ya no temerás, ya no te preocuparás, ya no te quejarás. Sólo necesitas conocer la voluntad de Dios respecto a lo que estás viviendo, porque eres un miembro de la familia de la fe. Este Reino de Dios, es nuestra recompensa. Un Cristiano controlado por las necesidades externas no es rival para satanás. Si esas cosas formaban la base del amor de Job por Dios, cuando esas cosas fueron quitadas, el amor de Job se habría enfriado».

El Profeta T.B Joshua luego oró: «¡Padre, abre su entendimiento para que conozcan Tu voluntad respecto a su situación!» Además, exhortó a los congregantes: «el entendimiento de José fue abierto. Él conocía la voluntad de Dios con respecto a su situación en el pozo seco; por eso lo soportó. Conocía la posición de Dios, la voluntad de Dios con respecto a su situación; por eso la soportó. ¡Cuando conozcas la posición de Dios con respecto a tu situación, no temerás más, no te preocuparás más, no te quejarás más! ¡Gracias, Jesús!».

Finalmente, oró: «¡Padre, abre su entendimiento para que conozcan Tu voluntad respecto a su vida matrimonial! ¡Señor Jesús, abre su entendimiento para que conozcan Tu voluntad con respecto a su carrera! ¡Señor Jesús, abre su entendimiento para que conozcan Tu voluntad con respecto a sus negocios! En el nombre de Jesucristo!».

¡Y las profecías los liberan!

Fue una liberación espectacular para Martha, una nigeriana, después de recibir una profecía sobre su penosa experiencia de violación con violencia y maquinación maligna. El hombre de Dios había profetizado que había una mujer que llevaba pantalones rojos sobre una blusa blanca y que había sido violada por varios hombres, que la habían abandonado al borde de la carretera después de limpiar sus cortes ensangrentados con un pañuelo que se llevaron. Dijo que primero le habían dado agua que la hizo desmayarse antes de sustituir ritualmente su persona real por una falsa después de la violación, con la intención de dejarla inútil en vida. Entonces oró por ella en el poderoso nombre de Jesucristo. Durante la oración, Marta cayó al suelo cuando la unción la golpeó. Cuando se recuperó, se levantó como una mujer transformada. Ella testificó después de confirmar la profecía: «cuando el hombre de Dios oró por mí, fui liberada. Ahora me siento muy bien. Estoy bien; ahora estoy cómoda. Doy gracias a Dios por lo que ha hecho: por haberme liberado y ruego que por Su gracia haga Su voluntad y no peque más».

«Hermano, ten cuidado, no intentes operarte. El médico dirá que debes operarte, no lo intentes. Estoy viendo tu corazón, está agrandado… si te operas, no tendrás éxito; Jesús te sanará». Esas fueron las palabras de la profecía para Patson de Zambia, que confirmó las profecías del siervo de Dios. El nombre de Jesucristo actuó efectivamente en el Espíritu cuando el Profeta T.B Joshua actuó con la autoridad de la Palabra para expulsar la dolencia del corazón de Patson. Confirmando la profecía, Patson dijo sonriendo: «Recibí liberación y sanidad al mismo tiempo», mientras ejercitaba su cuerpo para la gloria de Dios.

«Hay una mujer, el problema que tienes ahora es que no hay afecto entre tú y tu esposo. Esto está dando problemas a la casa. El problema no es de usted sino de su esposo. Sin liberación… habrá divorcio». Cuando la mujer implicada, Blessing, salió, estaba acompañada por su esposo. El hombre de Dios le dijo entonces al esposo que, contrariamente a lo que él suponía, Blessing no estaba metida en la brujería, sino que era el tipo de mujer que atraía fácilmente a los admiradores masculinos. Durante la sesión de confirmación, Blessing dijo que no había habido paz en el hogar en sus nueve años de matrimonio, del que habían nacido tres hijos. Ella dijo que su esposo la golpeaba constantemente acusándola de coquetear y de estar detrás de sus problemas. También dijo que sus padres le habían aconsejado que terminara el matrimonio. El esposo de Blessing, Sanni, confirmó haberla golpeado y obligado a jurar desnuda para demostrar su inocencia. Sin embargo, después de la palabra de la profecía, Sanni pidió el perdón de su esposa y la intervención de Dios, prometiendo que en lo sucesivo ella sería la persona más cercana a su corazón.

Oración de Salvación

Comprometido con llevar a otros a Cristo, el Profeta T.B Joshua pidió a los congregantes que dijeran la oración de salvación así «Señor Jesús, soy un pecador. Entra en mi corazón y lávame con Tu preciosa Sangre. Salva mi alma. Sé mi Padre, mi Compañero, mi Amigo en la vida ¡en el nombre de Jesús!». Después, les saludó: «¡Son bienvenidos a la familia de Dios!».