SANADOS POR SU FE - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

SANADOS POR SU FE

El 1 de junio de 2021, el Profeta T.B. Joshua se unió a otros miembros del equipo de Emmanuel TV, para orar con las personas que se habían conectado a través de videollamada a la sede de Emmanuel TV en Lagos, Nigeria. Fue otra oportunidad para demostrar que la distancia no es un obstáculo para el poder de Dios. En retrospectiva, las Sesiones de Oración Interactiva de esa primera semana de junio fueron muy significativas, dada la transición pacífica del siervo de Dios al final de la semana, el sábado 5 de junio.

TESTIMONIOS PARA LA GLORIA DE DIOS

En este artículo presentamos solamente algunos de los numerosos testimonios compartidos posteriormente por personas de todo el mundo, quienes fueron sanados por su fe en Dios Todopoderoso.

En la primera sesión, el Profeta Racine comenzó haciendo una oración de perdón con las personas y luego les dio certeza acerca de la capacidad ilimitada de Dios para sanarlos de toda dolencia en sus cuerpos, así como de todas las aflicciones de su espíritu. Más tarde, el Profeta T.B. Joshua se unió al Profeta Racine y agradeció a todos los que se habían conectado en la fe, recordándoles acerca de la mujer con flujo de sangre que había tocado el manto de Jesús en un acto de fe poco común. Dijo: «Oro para que tu fe te haga completo. Oro para que tu fe te sane. Oro para que tu fe te salve hoy».

Con su brazo izquierdo sostenido por el Profeta T.B. Joshua, el Profeta Racine pronunció palabras respaldadas por el Espíritu Santo cuando ordenó que todas las enfermedades en el cuerpo de las personas fueran expulsadas en el poderoso nombre de Jesucristo. A medida que las palabras penetraban en los cuerpos de las personas, comenzaron a reaccionar bajo la unción, algunos de ellos cayeron al piso temblando vigorosamente, mientras otros vomitaban sustancias venenosas de su sistema.

Desde la India, Corea del Sur, Hong Kong y Papua Nueva Guinea hasta Argentina, Perú, Bolivia, el Reino Unido y los Estados Unidos de América, entre otros, el poder de Dios obró maravillas en la vida de las personas. En la India, las horribles hemorroides de Lungkhangbou de más de 20 años fueron eliminadas y pudo volver a sentarse sin problemas. Su esposa, Arjin, también fue sanada de sus ataques de asma. María, de Argentina, fue sanada de 36 años de migrañas y hernias de disco que le causaban severos dolores de espalda; su pasada vida de miseria ha terminado.

Rubicel de Cuba, así como Emily y Lozilia de Malasia, estuvieron entre los que vomitaron lo que causaba problemas en sus sistemas. El pastor Lagos y su esposa también sintieron el toque de Dios. Otros demostraron su sanidad haciendo cosas que no habían podido hacer antes, como el guyanés Rennie, que vive en Estados Unidos, Park Joo-hui de Corea del Sur y Sonia de Bolivia.

En Kirguistán, Elnura y su hija Aruke sintieron igualmente la mano de Dios. Mientras Elnura fue libre de las fuerzas demoníacas, el problema de la piel de Aruke de 10 años fue eliminado mientras bostezaba repetidamente durante las oraciones. Svetlana, de Rusia, se tambaleaba y sintió calor durante la sesión de oración, después de lo cual se sintió «ligera y de maravilla». Vicente, de España, tuvo «una experiencia intensa» después de la cual se sintió sano y liberado.

El Profeta Racine oró por los espectadores: «¡Sea rota esa cadena invisible que te ha estado reteniendo, que ha estado reteniendo tu vida, negocio, carrera, en el nombre de Jesús! ¡Sea rota esa cadena de lujuria, en el nombre de Jesús! Esa cadena de retroceso, depresión, ¡sea rota, en el nombre de Jesucristo! ¡Sé soltado, sé libre, en el nombre de Jesús!».

Junto al Profeta T.B. Joshua, la profetisa Angela oró por personas de países distantes a Lagos, Nigeria como Australia, Alemania, Kazajstán, Venezuela, Perú, Argentina, Guyana Francesa, Seychelles, India, Brasil, Hungría, Rumania, Indonesia, México, Colombia, Hong Kong, Estados Unidos, Francia, Holanda, Pakistán y Filipinas, entre otros.

Después de hacer oraciones de perdón con la gente, la Profetisa Angela oró por la expulsión de toda enfermedad y dolencia de sus vidas. Tan pronto ella comenzó las oraciones, muchas personas comenzaron a sentir el poder de Dios en sus cuerpos. Muchos vomitaron las impurezas de sus sistemas mientras sus cuerpos temblaban. A partir de entonces, comenzaron a quitarse los dispositivos con los que se habían estado apoyando.

Lucy, peruana que residiendo en Australia, se quitó el corsé lumbar después de recibir su sanidad de la fibromialgia y osteoporosis que le habían estado causando fuertes dolores de espalda durante años. Para la gloria de Dios, también fue libre de los problemas de insomnio, ataques de pánico y tinnitus (zumbido en los oídos).

En Brasil, Rubiana se levantó de la cama, a la que había estado confinada, y abrazó a su esposo con gran emoción. La mujer de 34 años sufría de migrañas crónicas desde los 15 años. Al día siguiente, los miembros de su familia se abrazaron mientras ella testificaba sobre su nueva libertad de las costosas máquinas de oxígeno de las que había dependido.

«Si el Hijo te libera, eres verdaderamente libre; no puedo esperar a escuchar tu testimonio», dijo el Profeta T.B. Joshua a las personas. Esa libertad llegó a Aigul en Kazajstán, quien había estado padeciendo de asma crónica, bronquitis, infección en el pecho y sinusitis durante los últimos nueve años, haciéndola depender de los inhaladores de esteroides.

En Indonesia, el problema durante dos años de Josef, de dificultad para caminar debido al dolor lumbar, también llegó a su fin y ahora no necesita un soporte. En India, Sophia se quitó el vendaje para sostener sus rodillas y codos, y volvió a ejercitar sus extremidades libremente por primera vez en tres años. Ahora no siente dolor en las extremidades, y además su problema de los senos nasales también desapareció, lo que le permitió volver a tomar agua fría y sus alimentos preferidos.

En Venezuela, los problemas de lupus y fibrosis pulmonar de Giovanny, que le causaban dificultad para respirar, llegaron a su fin y ya no necesita una máquina de oxígeno. De manera similar, Raju, en la India, quien tenía múltiples problemas de compresión y de columna, fue libre del dolor . Un brasileño también fue libre de las migrañas crónicas que le habían llevado al uso de oxígeno médico. En Rumania, el problema en la piel de Marcel, así como las hemorroides y la caída del cabello (alopecia), también terminaron, incluso mientras su esposo Florin fue sano de psoriasis y alergias.

En el Reino Unido, Veronica recibió su sanidad después de expulsar las sustancias que habían estado causando enfermedades en su cuerpo durante años. Eddy en Bélgica dijo: «Me siento mucho mejor y sano. Realmente quiero agradecer a Jesús y al profeta por toda la bondad que me ha sido otorgada».

El oficial militar Josaia, fiyiano que viviendo en el Reino Unido, demostró su sanidad del dolor de cadera y rodilla al ponerse en cuclillas. «Hoy», dijo, «es un gran honor para mí recibir la oración del Profeta T.B. Joshua». Además, Rowena, un filipina que viviendo en los Emiratos Árabes Unidos, fue sanada de una disfonía de tensión muscular y ahora puede tocar la guitarra sin esfuerzo y volver a cantar. Muchas otras personas también compartieron sus testimonios: de Ecuador, Letonia, Fiji, etc.

La Profetisa Angela oró por los espectadores: «¡En el poderoso nombre de Jesucristo! ¡Padre, llena sus casas! ¡Sana a todos bajo la influencia de esta oración! ¡Bendice a todos bajo la influencia de esta oración! Cualquier enfermedad y dolencia, cualquier jaula de aflicción, enfermedad, virus que satanás ha usado para atrapar a Tu gente, ¡sé liberado, en el nombre de Jesús! ¡Sé liberado! ¡Sé sano!».

En una sesión combinada con el Profeta T.B. Joshua, el Profeta Racine y la Profetisa Angela oraron por personas en los Estados Unidos, Guatemala, India, Corea del Sur, Rusia, Panamá, Honduras, México, Bahrein, Colombia, Perú y Ucrania, entre otros. El Profeta T.B. Joshua dijo: «La Biblia dice que creer en Jesucristo, honra a Dios», y señaló que la honra es prometida a aquellos que creen en Cristo. Por lo tanto, elogió al pueblo por ejercer fe en el poder de Dios. «Sólo la fe agrada a Dios», les aseguró. «Somos tres ahora; dos creyentes son mejor que uno», señaló además.

Con los tres intercesores ahora tomados de la mano en la unidad de la fe, se lanzaron a la sesión de oración. Con la mención inmediata del nombre de Jesús, los espíritus contrarios en los receptores de la oración comenzaron a manifestarse. Un hombre en la India comenzó a mover las manos rápidamente y luego se estabilizó. Una mujer en Ucrania comenzó a vomitar, al igual que lo hizo un niño en Guatemala, mientras que otra mujer en Panamá rompió a llorar al sacudir su cabeza. También hubo vómitos en Honduras, Estados Unidos, India, Perú, Colombia, España, Corea del Sur y Rusia, entre otros. «¡Sal! ¡Sé libre!» declaraba el Profeta Racine, incluso mientras la Profetisa Angela ordenaba que todas las toxinas fueran expulsadas de los cuerpos de las personas.

¡Fue una sanidad espectacular para Giovanna en Perú! Después de vomitar como muchos otros durante la sesión de oración, recibió vitalidad Divina instantánea y se quitó todos los soportes de su cuerpo, para sus dedos, muñecas, rodillas, tobillos y área abdominal. Debido a una lesión en la médula espinal y osteoartritis, había estado sufriendo graves dificultades para caminar. Constantemente sentía dolor en la espalda y las caderas y usaba un corsé lumbar para sostenerse. También tenía dermatitis en el cuero cabelludo y apenas podía dormir por la noche debido al dolor constante. Además, había desarrollado una gastritis grave como resultado de los medicamentos que estaba tomando. Rechazando la cirugía, ella había llevado su caso a Jesucristo, ¡y Él había recompensado su fe generosamente!

«¡Todos los espíritus detrás de tu enfermedad, fuera!» declaraba la Profetisa Angela mientras oraba por Aminta y su madre Amparo, mexicanas  residiendo en Estados Unidos. Mientras Aminta todavía estaba bajo la influencia de la unción, camino a recibir su liberación, su madre ya se estaba quitando el corsé lumbar y ejercitando su cuerpo para la gloria de Dios. Ya no se sentirá tensa y con náuseas. «¡Jesucristo me ha sanado! ¡Estoy muy bien!» declaró.

Después de la oración, Jorge en Colombia se levantó de su cojín especial e hizo algunas sentadillas para demostrar su sanidad de los problemas de la columna y el cóccix que le habían estado causando dolor. También se había quejado de problemas de colon, intestino y riñón, así como rigidez en el cuello y debilidad general del cuerpo. Para la gloria de Dios, ahora ha sido restaurado a una salud perfecta.

De manera similar, Benjamin, de la India, y su esposa, Stella, fueron libres de los vestigios de COVID-19 en sus sistemas mientras sus cuerpos temblaban bajo la unción. Ahora sus niveles de oxígeno han sido restaurados para su perfecta salud, al igual que sus sentidos del olfato y gusto han regresado. En la India, Akhil giró el cuello en todas las direcciones para confirmar su sanidad del dolor de los músculos de la espalda y el cuello, y la opresión del estómago, al igual que el fisicoculturista Cubano, Alexander, en los EE. UU., quien había estado sufriendo de una hernia abdominal superior, discos herniados, dolor de hombro, problemas de visión y hemorroides internas y externas. Ahora está libre para siempre del sangrado de las hemorroides.

En Estados Unidos, María Lourdes, mexicana, fue liberada de ataques malignos durante el último año, que solían hacerla gritar tanto que sus hijos lloraban de terror. Ahora el espíritu maligno ya no puede controlarla haciéndola enojar sin razón. Además, su esposo, Israel, ahora goza de una mente tranquila, ya que no necesita preocuparse por la salud de su esposa o la seguridad de sus hijos. «Soy libre, en el poderoso nombre de Jesucristo», proclamó María, mostrando las sustancias que había vomitado durante las oraciones. «¡Gracias Jesús! ¡Eres poderoso y fuerte!», añadió María.

IEn Corea del Sur, la pastora Lee Poong-seong y su familia glorificaron a Dios juntos. Ella testificó: «Recibí mucha gracia a través de esta sesión de oración. Dios me tocó desde la cabeza hasta los dedos de los pies, así que estoy completamente sana». ¡Su dolor de rodilla y sus mareos habían desaparecido! «¡Aleluya! ¡Doy gloria a Dios!» concluyó. También en Corea del Sur, la oración de la Dra. Cho Seong-jeong por la salvación de su familia fue respondida, incluso cuando el suegro de su hermana recibió sanidad de cáncer de estómago el cual le había provocado pérdida de apetito llevándole bajar de peso.

IEn Ucrania, una pareja agradeció a Dios por su sanidad. El esposo dijo: «Incluso antes que comenzara la oración, sentí la presencia de Dios en mi vida. Tenía dolor del corazón, pero por Sus llagas, fui sanado al final de la oración. Sentí calor en mi pierna. Creo que mi mente fue liberada por completo. Mis órganos internos fueron sanados. Tenía dolor cerca de la ingle, pero ahora estoy sano». La esposa, Liliana, reveló que ella y otras personas se habían manifestado durante las oraciones.

Del mismo modo, familias de Corea del Sur, Estados Unidos, Rusia y Bahréin, entre otros, mostraron su agradecimiento saludando con la mano hacia las cámaras. El pastor surcoreano, Heo Young-cheol, fue sanado de las secuelas de un infarto de miocardio que prácticamente lo había dejado muerto por tres días en algún momento del 2014, y en cuidados intensivos durante 20 días. Gereme, en las Bahamas, fue sanado de la dificultad para respirar y dolor en el pecho, al igual que Hong Seong-il, un norcoreano radicado en Corea del Sur, fue liberado del espíritu de miedo que lo hacía mojar la cama desde los diez años. Jensen, en India, testificó sobre su liberación del espíritu de depresión y ahora se encuentra en perfecto estado de salud física y mental.

Después de las oraciones de sanidad y liberación, el Profeta T.B. Joshua instó a las personas a liberarse de todo dolor, diciendo: «Yo sé, antes de ahora, estas son las cosas que te condujeron a la enfermedad y la dolencia. Ahora mismo comienza a liberarte de todas las heridas: el dolor del pasado, la ira. Ahora mismo comienza a soltarte. ¡Le ordeno a ese espíritu que salga, en el nombre de Jesús! Espíritu de ira: ¡comienza a ser libre ahora mismo, en el nombre de Jesús! ¡Libérate ahora mismo! ¡Libérate del espíritu de ira, del dolor del pasado, penas, dolores! ¡Libérate, en el nombre de Jesús! ¡Sé libre, en el nombre de Jesús!».

Dirigido a los espectadores, la Profetisa Angela oró así: «Oramos contigo para que Dios todopoderoso te conceda Su Espíritu, Su paz y Su poder sanador. ¡Sé libre de todas las cadenas! ¡Sé libre de todo tormento! ¡Sé sano de toda enfermedad, en el poderoso nombre de Jesucristo! ¡Eres libre, eres sano, en el nombre de Jesucristo!» Luego los instó a «dar gracias a Dios, porque la distancia no es una barrera».

¡Gloria sea a Jesucristo!

Estos testimonios y muchos más fueron indicaciones de las oraciones contestadas durante la Sesión interactiva – La distancia no es una barrera, celebrada el martes 1 de junio del 2021 por el Profeta T.B. Joshua junto con otros miembros del equipo de Emmanuel TV. ¡Gloria a Jesucristo!