NUESTRA VOLUNTAD GENUINA - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

NUESTRA VOLUNTAD GENUINA

El domingo 13 de septiembre del 2020, se cumplieron exactamente seis años y un día desde que los Mártires de la Fe de La SCOAN pasaron a estar con el Creador de los Cielos y la tierra. Como ha sido la tradición desde ese suceso, el Profeta T.B. Joshua se tomó un tiempo para glorificar el nombre del Señor y ofrecer palabras de aliento, no solo a las familias de los mártires, sino también a todos los que han elegido adorar al Dios Todopoderoso en espíritu y en verdad. «Ya sea que mueras joven o viejo», dijo, «sin importar la naturaleza de la muerte, la muerte seguro que vendrá. Lo que importa es la gracia de seguir viviendo en el eternidad». Por lo tanto, recomendó a los espectadores que vivieran cada día como si fuera el último, haciendo la voluntad de Dios, dando a los demás y ayudándolos a encontrar su propósito en la vida.

En su mensaje introductorio para las Sesiones de Oración Interactiva – La distancia no es una barrera, el Profeta Racine leyó en Marcos 9: 14-24 el pasaje en el que Jesucristo planteó el tema de la fe al padre del joven endemoniado, asegurándole en el versículo 23 que «al que cree todo le es posible». Racine explicó que «el hombre sólo puede tener y hacer uso de lo que cree tener». Fue más allá, afirmando: «La fe nos hace operar en la dimensión en la que Dios opera». Racine observó que sólo cuando accedamos a esa dimensión veremos que la distancia no es una barrera para Dios, y agregó que Él es más poderoso y majestuoso en la distancia.

Racine señaló que la oración es aferrarse a Dios por la fe, en preparación para reclamar la promesa de Jesucristo de liberación de toda forma de aflicción física y espiritual. «La fe», dijo Racine, «nos lanza al ámbito de lo imposible, porque la fe demanda lo imposible» dado que es la conexión entre el hombre y el Espíritu de Dios.

Por lo tanto, Racine reiteró la necesidad de que los espectadores se den cuenta que el poder de Dios no puede estar limitado por la distancia física (Mateo 8: 8). Profundizando sobre esto, dijo: «¡Como fue ayer, sigue siendo hoy! Si lo que era posible para el centurión te parece imposible, debes averiguar lo que te está limitando. La única barrera entre las promesas de Dios y nosotros es el nivel de nuestra fe. Por eso, en encuentros similares con aquellos que Jesús sanó y liberó, hizo preguntas como: »¿Quieres ser sano? ¿Qué quieres que haga por ti?» Al llegar a Jesús, primero debes reconocer tu necesidad. Si tu acción es genuina, el Espíritu Santo la afectará».

Luego concluyó: «Como buscador genuino, no se te pide que mires en tu interior para ver cuánta fe tienes. Eres llamado a mirar a Dios y tomar de Él la fe que necesitas, la fe que Él esta dispuesto a darte ahora mismo».

POR LA FE, RECIBIERON SU SANIDAD DEL COVID-19

El poder ilimitado de Dios se mostró nuevamente cuando los ministros de Dios oraron por los pacientes con COVID-19 de todo el mundo. Durante cada sesión, según lo afianzado separadamente por Yinka, Anne, Angela, Racine y Chris, los receptores de la oración experimentaron la poderosa presencia de Dios dentro de sus hogares. Cada ministro comenzó ofreciendo oraciones de perdón por los enfermos, y terminó ofreciendo oraciones proféticas para los espectadores.

Kristophine (Namibia), Philiswa (Sudáfrica) y Cynthia (Perú) testificaron que se sintieron mejor después de que el Espíritu Santo los impactara durante las oraciones del Profeta Racine. Glorificando a Dios por su sanidad, se turnaron para demostrar cómo ahora podían hacer cosas que antes no podían hacer.

Mientras la Profetisa Angela ministraba, el Espíritu Santo guareció a Inocencio en Zimbabue, así como a Nobhule, Christopher y Senyarelo en Sudáfrica. Afianzada en la autoridad del nombre de Jesucristo, Angela ordenó que todos los rastros de COVID-19 fueran expulsados de sus sistemas. Tras las oraciones, confirmaron que habían recuperado el sentido del gusto y el olfato, habiendo desaparecido también otros síntomas.

La Profetisa Anne oró por Mbatani y Lindokuhle en Sudáfrica, así como por Lilian y sus dos hijas en Canadá. Durante las oraciones, el poder del Espíritu Santo cayó sobre el hijo de Lilian, quien había estado fuera de cámara, mientras transmitía a su familia al mundo. El niño cayó al suelo y comenzó a vomitar las sustancias venenosas en su sistema. Su madre reveló después que había tenido fiebre. ¡Ciertamente, el Espíritu de Dios conoce todas las cosas! Para la gloria de Dios, todos los receptores de la oración también recibieron su sanidad después de expulsar las impurezas en sus sistemas.

Dios también obró maravillas en las vidas de Carol, Lesedi, Alain y Boitumelo en Sudáfrica, así como en Adiyr y Ainura en Uzbekistán y Muyaya en Suazilandia. Cuando el Profeta Chris ordenó su liberación del COVID-19 y otras dolencias, el Espíritu Santo, expulsó todo el veneno de sus sistemas. «Están sanados para la salvación de su alma», les recordó Chris.

La Profetisa Yinka oró por Nombuso, Londiwe, Thulani, William y Tshegofatso en Sudáfrica, así como por Regina en Canadá. Después de la oración, entre los síntomas que habían desaparecido estaban: la pérdida del sentido del gusto y el olfato, tos, dolores de cabeza, pérdida del apetito, cansancio y dolor corporal general . Cuando el poder de Dios se desbordó en ellos, las personas cayeron al suelo y vomitaron todo rastro del virus en sus organismos. En particular, el cuerpo de Nombuso tembló incontrolablemente cuando recibió su sanidad y liberación en el poderoso nombre de Jesucristo.

Con fe implícita en que Dios Todopoderoso los sanaría de toda forma de aflicción física y espiritual, las personas también se conectaron con Emmanuel TV de diversas partes del mundo. Entre la lista de países se encontraban: Indonesia, Colombia, Sri Lanka, Hong Kong, Zimbabue, Perú, Ecuador, Francia, India, Venezuela, Malasia, Estados Unidos, Filipinas, Taiwán, Lesoto, Australia, Mongolia, Finlandia, Islas Vírgenes, Zambia, Nepal, Reino Unido, Trinidad y Tobago, Birmania, Pakistán, Rusia, Egipto, Armenia, Guam, Sudáfrica, Ghana, México, Guatemala, Argentina, Holanda, Estonia, Kenia, Rumania, Hungría y Alemania.

Mientras el Profeta Racine oraba por las personas, incluyendo a Donat de Francia que tenía que usar una muleta debido a una fractura de menisco, las raíces de la enfermedad, la dolencia y la aflicción en sus vidas fueron destruidas, y demostraron con alegría su recién descubierta libertad al ejercitarse; haciendo las cosas que antes no podían hacer, para la gloria de Dios, ¡incluido Donat ¡quien milagrosamente pudo caminar sin ayuda!

Cualquiera que fuera el nombre de sus enfermedades y problemas espirituales; problemas de columna, apnea del sueño o un problema respiratorio, como fue el caso de Luis, de Argentina, que dependía de un tanque de oxígeno; todos los receptores de la oración sintieron el toque sanador de Dios al ser expulsado cada átomo de enfermedad en sus sistemas cuando la Profetisa Angela oró por ellos ¡en el poderoso nombre de Jesucristo! Verdaderamente, para el poder de Dios nada es imposible,

¡ya que Luis dejó de usar el tanque de oxígeno después de la oración!

Dios Todopoderoso hizo llover Su poder sanador sobre aquellos que se habían conectado a las Sesiones de Oración Interactiva mientras la Profetisa Anne oró en el nombre de Jesús. Entre ellos, estaba Josia, de Sudáfrica, cuya movilidad se vio muy obstaculizada debido a un fuerte dolor de cintura y hombro, teniendo que usar una muleta, un corsé lumbar y un cabestrillo como soporte. Después de la oración, el poderoso toque de Dios sobre la vida de las personas fue evidente mientras todos glorificaban Su nombre libres de enfermedades, dolencias y aflicciones y todos los dispositivos médicos fueron descartados, ¡para la gloria de Dios!

Dios demostró ser más majestuoso y poderoso en la distancia cuando aquellos, que se habían conectado a las Sesiones de Oración Interactiva desde diferentes continentes, cantaron una nueva canción después de que la misericordia y el favor de Dios los ubicaron a través de las oraciones del Profeta Chris. Uno de ellos era Sam, de los Estados Unidos, que había luchado contra la apnea del sueño mortal durante años y tenía que depender del uso de una máquina CPAP. Sin embargo, todo esto se ha convertido en cosa del pasado para Sam. Verdaderamente, dondequiera que estés, ¡Jesucristo es alcanzable!

De la enfermedad a la buena salud, del dolor a la alegría, del cautiverio a la libertad! Tal fue el caso de los receptores de la oración después de que la Profetisa Yinka oró por ellos en el poderoso nombre de Jesucristo. Con enfermedades que iban desde problemas hepáticos, espondilosis cervical y lumbar, asma. Luis, de Venezuela, tenía un problema de riñón, colon y próstata, todos ellos se conectaron creyendo en Dios por Su toque sanador, y todos recibieron su libertad. Los soportes para caminar, como muletas y corsés lumbares, se descartaron después de la oración mientras que las personas glorificaban el nombre del Señor por su sanidad.

MENSAJE PARA SOCIOS

El Profeta Racine, al dirigirse a los socios de todo el mundo, dio alumbramiento sobre el tema de los diezmos y las ofrendas, y la posición de la Iglesia al respecto. Hizo hincapié en que, aunque es Bíblico dar ofrendas y pagar diezmos como se indica en Malaquías 3:10, deben provenir de los que son guiados por el Espíritu Santo. Según él. «Así como no se nos tiene que recorder que oremos ya que es el Espíritu Santo quien abre nuestro corazón para orar porque no sabemos como orar, del mismo modo, no sabemos como dar los diezmos y las ofrendas; es el Espíritu Santo que nos guía. Todos los actos de fe: orar, cantar, danzar, adorar, ofrendar, diezmar y ayunar, no son más que actos abnegación personal a Dios». Racine enfatizó que todos los actos de fe «deben venir espontáneamente de un corazón dispuesto, un espíritu dispuesto». Citó Romanos 14:5: «Que cada uno esté convencido en su propia mente».

Continuando con su discurso, declaró: «Los que son guiados por el Espíritu del Padre hacen las cosas con todo el corazón y son bendecidos por Dios». Agrego que es la conciencia la que los impulsa a dar.

Racine señaló además que demos sólo según Dios guíe, ya que es la forma garantizada para que tanto el dador como el receptor disfruten de recompensas Divinas por sus acciones. «Sin la dirección del Espíritu de Dios, si damos, damos por nuestra propia cuenta. De todo corazón, demos lo puro, justo y admirable», dijo, porque «cuanto más ayudamos a promover el Reino de Dios, más Dios expande nuestro territorio». Alentando a los socios genuinos a continuar cambiando vidas, cambiando naciones y cambiando el mundo, Racine concluyó así: «Aquellos, que se humillan ante Dios, han tomado el mejor camino para asegurarse a sí mismos».

¡Emmanuel!