UNA RELACIÓN EXTRAORDINARIA - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

UNA RELACIÓN EXTRAORDINARIA

De los cuatro rincones de la tierra, personas de todas las razas han continuado siendo impactadas por el poder de Dios a través de las Sesiones de Oración Interactiva – La distancia no es una barrera. Muchos no sólo han recibido sanidad, liberación y salvación en el poderoso nombre de Jesucristo, sino que también se han convertido en pruebas vivientes y ejemplos magníficos de la capacidad de la fe y las obras caritativas para moldear el destino humano a la luz del plan original de Dios.

El domingo, la Profetisa Angela presentó las Sesión de Oración con un breve mensaje sobre cómo llegar a Dios a través de Su Palabra, por Su Espíritu, y tener una relación extraordinaria con Él y con quienes nos rodean. «El poder de Dios», comenzó, «no puede obrar en tu vida hasta que tu voluntad sea obediente a la voluntad de Dios». Reiteró el punto de que «se necesita tanto el poder de Dios como nuestra voluntad genuina para lograr la libertad». Para respaldar su mensaje, citó Juan 5: 1-14, Mateo 5: 43-44, Lucas 6:30, Mateo 18: 21-22, Santiago 1:22 y Lucas 10:27. Angela señaló que recibir de Dios sólo puede suceder cuando nos comprometemos con Él genuinamente al dejar que cada acción sea guiada por la Palabra de Dios, y no vivir de acuerdo con las exigencias de un mundo que guarda rencor y no perdona.

Por lo tanto, aconsejó a los espectadores que mostraran amor verdadero como Jesús manda. Ella dijo: «En la nueva doctrina de Cristo, el amor tiene pies para moverse a los necesitados, a los pobres, a los enfermos», incluso agregando que «el amor tiene manos para ayudar a todos sin expectativas». Refiriéndose a las Bienaventuranzas en Mateo 5, Angela explicó que Jesús vino al monte y le enseñó a la gente cómo ser amable, perdonar y amar. Miles de personas se sentaron durante días mientras Jesús les enseñaba la ley de Dios y cómo tener una relación extraordinaria con los demás. Esta es la relación extraordinaria que Jesús nos ofrece hoy a través de Su Palabra y por Su Espíritu. La fidelidad a Dios, concluyó Angela, es la única forma de garantizar respuestas a nuestras oraciones, «porque lo que damos o lo que hacemos no es tan importante como la manera y la forma en que lo hacemos».

Fue verdaderamente una intensa tanda de sesiones el domingo mientras el Espíritu Santo rompía todas las barreras de distancia para localizar a las personas con sanidad, liberación y salvación en todos los continentes. Ya fueran casos de COVID-19 o afecciones crónicas que habían mantenido a las personas atadas por el dolor, la unción atravesó las pantallas derribando a las personas hacia un quebrantamiento y provocando que vomitaran las sustancias venenosas en sus sistemas.

La Profetisa Angela oró por cuatro casos de COVID-19 de Sudáfrica, Botsuana y Ghana.

También oró por otras personas padeciendo aflicciones como: colitis ulcerosa, hipertensión, hemorroides internas, dolores articulares, adicción a comer cubitos de hielo, espondilosis lumbar, osteoartritis, asma y fibrosis pulmonar, entre otras.

Al final de la sesión, los receptores de la oración testificaron sobre su sanidad. Alexandra, de Venezuela, dijo que ya no tenía deseos de comer cubitos de hielo, al igual que Trevor, un futbolista profesional de Holanda jugó con una pelota de fútbol durante varios minutos después de ser sanado de una pierna rota. Del mismo modo, Stephanie, en Francia, ya no sufría de artritis, mientras que el detective de policía de Papúa Nueva Guinea, Sim, demostró su completa sanidad de un esguince de tobillo y silbidos en los oídos.

Desde Sudáfrica y Botsuana hasta Ghana y España, la gente vomitó lo que había sido las raíces del asma, la espondilosis y otras dolencias de mucho tiempo al separarse de sus dispositivos médicos como corsés lumbares y rodilleras.

Desde Sudáfrica y Botsuana hasta Ghana y España, la gente vomitó lo que había sido las raíces del asma, la espondilosis y otras dolencias de mucho tiempo al separarse de sus dispositivos médicos como corsés lumbares y rodilleras..

En la segunda sesión, el Profeta Racine oró por personas en Namibia, Zambia, Zimbabue, India, Camerún, Filipinas, Ghana y muchos más.

Mientras que el doctor Mulopwe de Zambia, Rohit de India y el miembro del Parlamento de Zimbabue,  el senador Dube, estuvieron entre los que recibieron oraciones por COVID-19,

otros recibieron oraciones por una serie de dolencias como prehipertensión, diabetes, hernia de disco, apnea del sueño, asma y fractura. Una vez que comenzaron las oraciones, Elizabeth, que tenía pre-hipertensión, se sacudió en el suelo antes de vomitar el veneno en su sistema. El senador Dube danzó

agradecimiento a Dios mientras sacudía todos sus síntomas de

COVID-19, mientras que Latcha descartaba sus muletas después de ser sanada de la doble fractura en su pierna derecha. Rogelio, de Filipinas, glorificó el nombre de Dios por su sanidad del asma congénita.

Ciertamente la alegría del oftalmólogo cubano residente en Estados Unidos, Orlando, no vio límites cuando afirmó su victoria sobre la diabetes, apnea del sueño y las hernias de disco, en el nombre de Jesús.   

La Profetisa Anne también oró por una gran cantidad de casos de todo el mundo. Jone, en Corea del Sur, recibió una oración por su dificultad para caminar debido al dolor de espalda causado por la compresión de sus nervios. Al final de la sesión, descartó su corsé lumbar y el soporte dorsal.

Por su parte, Charles, ciudadano australiano de la República Democrática del Congo, recibió su sanidad de fatiga general, intranquilidad, micción frecuente y apnea del sueño severa que le había obligado a depender de un respirador. Charlene, en Sudáfrica, había estado sufriendo de amigdalitis durante tres semanas, pero después de caer bajo la unción, se levantó y volvió a tragar alimentos sólidos.

También después de las oraciones, Phineas, de Sudáfrica, recibió su sanidad de hipertensión y problemas de disco; ahora, no necesita su corsé lumbar. En los EE.UU,

Malla no pudo ocultar su emoción mientras era sanada de entumecimiento en su brazo. Anne también oró por los casos de COVID-19 incluyendo al doctor Ilunga en Suazilandia, Ehis, Faith y Cletus en Francia, así como Potso, Mthembu y Nomthimbu en Sudáfrica.

Otro caso interesante fue el de la jugadora de rugby argentina, Malena, quien fue sanada de una fractura de hombro y problemas respiratorios mientras su novio, quien la había estado filmando durante la oración, también cayó bajo la unción y vomitó las impurezas en su sistema.

Al final de la cuarta sesión, Ohashi, un hombre japonés, derramó lágrimas de alegría mientras se sentaba junto a su pequeño hijo. Ohashi había sufrido un desgarro en el tendón de su antebrazo izquierdo mientras operaba una máquina en el trabajo..

El brazo permaneció en un aparato ortopédico. Dijo que su hijo tenía asma y miopía. Ohashi se emocionó por la sanidad instantánea que acababa de recibir en el nombre de Jesucristo. También fue una buena noticia para Gloria quien, después de su sanidad, se quitó el corsé lumbar y el collarín cervical.

En Papúa Nueva Guinea, el doctor Jonah también recibió su sanidad de discos prolapsados que le habían causado dificultad para caminar.

En Argentina, Daniella y su hijo Jeremias también solicitaron oraciones por su asma pulmonar crónica. Madre e hijo ya no necesitarán su nebulizador. Aunque inicialmente estaba fuera de cámara, el hijo menor de Daniella, Benjamin, apareció más tarde para testificar de su sanidad del dolor en el pie.

También hubo testimonios de otros receptores de oración en esa sesión desde Perú, Alemania y Argentina. Aquellos que presentaron sus casos de COVID-19 ante Dios incluían a Frans de Sudáfrica, Masoba de Botswana, así como a Gerald, Violet y Gloria de Zimbabwe.

En la quinta sesión, la Profetisa Yinka oró por los casos de COVID-19 de Sudáfrica: Lilian, una zimbabuense que vive en Sudáfrica; Christiva y Deon; Esther, que también era hipertensa, y Thokozile.

Durante su testimonio, Lilian era todo sonrisas mientras hacía cosas que no había podido hacer antes; su hermana, que había estado manejando la cámara, también reveló que la unción la tiró al suelo y que todas las dolencias de su cuerpo habían desaparecido. La Profetisa Yinka también oró por otros casos, incluidos los de dificultad para caminar y ataques demoniacos.

En particular, una mujer peruana anciana y postrada en cama, Carmen, estaba tan energizada por la fuerza del Espíritu Santo que pudo sentarse en su cama y vomitar el veneno en su sistema. Para la gloria de Dios, ya no necesita el tanque de oxígeno y el respirador con el que había estado paliando sus doce años de hepatitis autoinmune, gastritis, apnea del sueño, neumonía, fibrosis pulmonar e insuficiencia cardíaca, entre otras condiciones debilitantes..

Celestine, camerunés, estaba igualmente feliz por su sanidad de seis meses de asma y ocho años de dolor de cintura, mientras que Charles se quitó el collarín del cuello después de la sanidad y, para su asombro, mencionó todas las enfermedades de su sistema en forma de sangre. Por su parte, Vladislav, un receptor de oración ruso, narró cómo había sentido un espíritu malo salir de su cuerpo durante las oraciones. Gertrude, en Sudáfrica, ejercitó sus piernas y brazos con entusiasmo después de ser sanada de un tumor espinal; para la gloria de Dios, ella ya no necesita sus muletas y corsé lumbar habiendo vomitado el veneno en su organismo. También fue un momento emocionante en la presencia de Dios para Emmanuel, quien se había desgarrado los ligamentos de la rodilla izquierda mientras jugaba al fútbol.

Mientras agradecía a Dios, el residente estadounidense conducía una bicicleta por el vecindario. También fue sanada Korpo, una mujer liberiana residiendo en los EE. UU. y que usaba un corsé lumbar debido a la protusión discal. Entre otros que recibieron un toque del Cielo estaban Gabriella, una joven nigeriana residente en Holanda, que padecía de asma y alergias; también tenía que usar una silla de ruedas cada vez que necesitaba moverse más allá de unos pocos metros. Por la pura gracia de Dios Todopoderoso, Gabriella ya no necesitará su silla de ruedas ni sus inyecciones de adrenalina.

Verdaderamente, ¡Dios es más poderoso en la distancia! ¡Emmanuel! 

EXHORTACIÓN SOBRE EL DAR: EL AMOR COMO LA MAYOR VIRTUD

En su mensaje acerca de dar de una manera que atrae la atención de Dios, el Profeta Racine comenzó así: «Ya sea que plantemos o regemos, somos un equipo». Continuó diciendo:

«La fe lleva al hombre hacia Dios y el amor lo lleva hacia el  hombre», dado que nuestra capacidad de amar es lo que verdaderamente nos hace humanos. Al continuar hablando, Racine explicó que la fe opera junto con otras fuerzas espirituales para lograr el propósito de Dios en la vida humana (1 Corintios 13:13), ya que la fe (justicia genuina) y el amor (actos de caridad) siempre deben ir juntos. Al señalar que el ministerio comienza con el amor a Dios y luego fluye hacia las personas, Racine afirmó que «lo que proviene del ministerio va hacia el ministerio de dar a las viudas, los huérfanos y los discapacitados físicos». Por lo tanto, animó a los espectadores a compartir sus bendiciones con los necesitados. «Unamos nuestras manos y ayudemos a nuestros semejantes, porque la herida de uno es la herida de todos», dijo. Para reforzar este punto, Racine explicó que los verdaderos Cristianos deben aceptar cada circunstancia como una prueba o recompensa y que debemos creer primero antes de ver, no ver primero antes de creer.