UN PASO DE FE POCO COMÚN - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

UN PASO DE FE POCO COMÚN

«Que tu espíritu ilumine la Palabra», cantó el Coro de Emmanuel TV para preparar los corazones de los espectadores para otro momento maravilloso en la presencia de Dios durante la Transmisión en vivo del domingo 19 de julio del 2020. Con «Hágase Su Voluntad», levantaron otra canción de adoración para bendecir el nombre de Dios y durante la sesión de alabanza, cantaron «Aleluya» al Creador de los Cielos y la tierra.

«Que tu espíritu ilumine la Palabra», cantó el Coro de Emmanuel TV para preparar los corazones de los espectadores para otro momento maravilloso en la presencia de Dios durante la Transmisión en vivo del domingo 19 de julio del 2020. Con «Hágase Su Voluntad», levantaron otra canción de adoración para bendecir el nombre de Dios y durante la sesión de alabanza, cantaron «Aleluya» al Creador de los Cielos y la tierra.

«Se trata del encuentro entre Jesús y la mujer cananea», dijo el Profeta Racine al iniciar la exhortación para las Sesiones deOración Interactiva – La distancia no es una barrera. Dando un paso de fe poco común, la mujer cananea en Mateo 15:21-28 había clamado a Jesús para que liberara a su hija afligida por el demonio, aunque Jesús, al poner a prueba su fe, le había dicho que no se podia tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Sin embargo, en humildad y en total reconocimiento de la condición mesiánica de Jesús, la mujer cananea había expresado su disposición a contentarse sólo con las migajas de la mesa de los niños. Con tal confesión de quebrantamiento de la mujer, Jesús fue conmovido con compasión y pronunció la Palabra que activó la liberación instantánea a una larga distancia.

En ese sentido, Racine aseguró a los espectadores: «Dondequiera que estés, en el norte, sur, este u oeste de este del planeta, Dios es omnipresente». Y por esta razón, añadió, es necesario mostrar una creencia genuina en la infinitamente poderosa Palabra de Dios y confesar tal creencia con nuestra boca. Racine señaló que «la creencia en nuestro corazón es liberada mediante la fe fuera de nuestra boca» pero también señaló rápidamente que un corazón lleno de ofensas obstaculizará el poder de la fe. Racine citó entonces Mateo 26:41 para aconsejar a los Cristianos que se dieran cuenta de que «un tiempo para orar es un tiempo para el autoexamen». Concluyó: «Oro que cualquier barrera entre tu corazón y el Espíritu de Dios, sea removida, ¡en el poderoso nombre de Jesús!».

A medida que el Espíritu Santo continúa dirigiendo las Sesiones de Oración Interactiva, un número cada vez mayor de personas de lejanas partes del mundo han tenido la oportunidad de recibir sanidad, liberación y salvación ¡en el poderoso nombre de Jesús! En otra ocasión inspirada por el Espíritu Santo, los ministros de Dios oraron simultáneamente por las personas conectadas por videoconferencia. En la primera sesión, la Profetisa Anne y la Profetisa Yinka oraron por seis familias repartidas por los continentes, todas las cuales habían dado positivo a la prueba al COVID-19.

Aquellos por los que oraron fueron: la abuela Amelia de Perú y su familia; William, un africano subsahariano residiendo en Qatar; la cuidadora togolesa Collette, residente en los Estados Unidos y su esposo e hijo, el sudafricano, Mba, con su esposa y sus dos hijas; yasi como Jenalyn, una mujer de Filipinas, y los dominicanos Awilda y su esposo.

«¡Sé perdonado, en el nombre de Jesucristo!» declararon los ministros al abrir la primera sesión de oración. Mientras las oraciones continuaban, las personas cayeron bajo el poder de la unción y muchos de ellos vomitaron las sustancias venenosas de su sistema, ya que la distancia no es una barrera para el mover del Espíritu Santo. «¡Podemos verles liberados, en el nombre de Jesucristo!», declaró Yinka alabando el nombre de Dios. Todas las familias se turnaron para narrar sus experiencias durante las oraciones, después de lo cual Anne les aconsejó que tuvieran en cuenta la salvación de sus almas centrándose en la Palabra de Dios.

En el siguiente período de sesiones, Nancy se conectó desde Sudáfrica por su infección por COVID-19, junto con Héctor de México, el experto en salud pública Cho del Camerún, José, así como su esposa e hijo de Nicaragua, Charles de los Estados Unidos y Thabisile de Sudáfrica, todos los cuales también tenían COVID-19. Sus síntomas incluían dolores de cabeza, dolor corporal, tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, debilidad del cuerpo y pérdida del gusto y el olfato. Juntos, el Profeta Racine y la Profetisa Angela oraron por las seis familias, comenzando con la oración de perdón. A medida que los ministros de Dios comenzaban a desarraigar las causas de la enfermedad en la vida de las personas, las arcadas y los vómitos comenzaron realmente, incluso cuando algunos cayeron en el suelo mientras el calor del Espíritu Santo se manifestaba en sus cuerpos.

Aunque inicialmente había estado confinado a su cama, Charles pronto ganó fuerza después de caer al suelo y vomitar el veneno en su sistema. Comenzó a moverse en su habitación, ejercitando sus miembros y otras partes de su cuerpo. «¡Ahora me siento libre!», dijo. Héctor testificó que ya no sentía dolor en la garganta. Nancy dijo que su cuerpo había estado temblando incontrolablemente, incluso cuando sacó el bocadillo de su refrigerador y disfrutó su sabor. La esposa de José, que había dependido de un tanque de oxígeno, recordó: «Mis manos se entumecieron y comencé a respirar rápido cuando orabas por mí». Luego respiró profundamente para probar su sanidad. El mismo José dijo que todos sus síntomas habían desaparecido. «¡Sigue a Jesús!», instó Racine a todos.

La tercera sesión presentó a una pareja nigeriana con coronavirus residentes en Texas, EE.UU., Oluwaseun y su esposa embarazada, Bukola. Habiendo estado experimentando síntomas como dolor de pecho constante, dolores de cabeza, debilidad corporal, falta de aliento y enrojecimiento de los ojos, Oluwaseun no se había sorprendido cuando obtuvo su resultado. Durante tres días, su esposa lo cuidó mientras él se aislaba en su habitación personal hasta que ella también desarrolló síntomas severos de la enfermedad, incluyendo vómitos con sangre. Fue llevada de urgencias al hospital donde fue aislada en la sala de COVID. Los médicos descubrieron que Bukola también tenía una infección del tracto urinario y neumonía. «¡Oro a Dios Todopoderoso que nos sane a mí y a mi marido!», dijo Bukola que se encontraba, sin fuerzas tumbada de lado en la cama del hospital, conectada a muchos aparatos.

«Para Dios, la distancia no es una barrera», dijo Chris, a lo que Bukola respondió determinadamente «¡Amén!». Mientras Chris comenzaba las oraciones de liberación en el nombre de Jesucristo, Bukola milagrosamente recibió fuerzas y pudo levantarse a una posición sentada y comenzó a vomitar las sustancias venenosas de su sistema, jadeando «¡Amén!» en una voz temblorosa de gratitud al Creador. Oluwaseun dijo: «Hay una sensación de ardor en mi sistema. Siento que el Espíritu de Dios me está tocando y sanando de la cabeza a los pies ahora mismo, en el nombre de Jesús. «¡Soy libre, soy liberado, en el nombre de Jesús!». Mientras ejercitaba su cuerpo e hizo cosas que no había podido hacer unos minutos antes, su voz se elevó abruptamente en un tono alto y estalló en llanto mientras su esposa lo saludaba en agradecimiento. «¡El poder de Dios está en todas partes… Sólo ten fe!» aconsejó Bukola.

En el siguiente grupo por el que se oró, Nurzifa se conectó desde Kazajstán para explicar cómo había sufrido el dolor y el rechazo de su madre y hermanos mientras crecía. Se dedicó a fumar para aliviarse y había permanecido como adicta durante 40 años. En un sueño extraño, se encontró con dos cabras, 10 perros y moscas mientras buscaba cigarrillos. Su hijo, Rinat, solía tener sueños en los que tenía aventuras con mujeres y se encontraba constantemente en el mar.

Preocupada por los problemas en su lugar de trabajo, Mayrenis, una cubana viviendo en Canadá, terminó siendo engañada por el ritualista después de marcar un número que vio en una tarjeta colocada en su automóvil. Los ritualistas no sólo amenazaron con matar a sus hijos, sino que también la afligieron con problemas en la rodilla y espalda. Su hijo, James repentinamente también desarrolló una alergia que le causó picazón en todo el cuerpo. Después de examinarlo, los médicos no encontraron nada malo en la madre y el hijo. Desde aquel ritual, Mayrenis también había estado teniendo pesadillas y sintiendo algo que se movía por todo su cuerpo.

Desde Malawi, Tupochele se vinculó por su problema de asma, gastritis severa, pesadillas y ataques malignos. «¡Sea perdonado, en el poderoso nombre de Jesucristo!», oró la profetisa Anne por las tres familias. Luego pasó a la oración de liberación, durante la cual el poder del Espíritu Santo derribó a Nurzifa y Rinat. Mayrenis también cayó y vomitó sangre y sustancias venenosas de su sistema, después de lo cual se deshizo rápidamente de sus soportes de la espalda y rodillas, glorificando a Dios junto a su hijo. No menos impactado estaba Tupochele, que también vomitó las sustancias venenosas de su sistema. ¡Todos fueron declarados libres para la gloria de Dios!

En la quinta sesión de oración, Sydney llamó desde Bahrein por los problemas de dolor de espalda y varices, y estaba usando un corsé lumbar. La pareja Hamid también llamó desde Argelia. Durante 30 años, el señor Hamid tuvo problemas de sinusitis, asma, pólipos nasales y hormigueo en todo el cuerpo, todo lo cual le había producido ansiedad e insomnio. Desde los Estados Unidos, Brentis llamó por el problema de la apnea del sueño, que le hacía depender de un respirador y de medicamentos. «Hoy es tu día de sanidad», aseguró el Profeta Chris a las tres familias mientras las instaba a cumplir su parte para recibir de Dios. «En este momento cada enfermedad, cada aflicción, cada dolencia; dondequiera que se encuentre, ¡que salga, en el nombre de Jesucristo! ¡Sal ahora mismo!». Chris siguió orando. Luego pidió a la personas que reclamaran su sanidad haciendo las cosas que no habían podido hacer antes. «Vayan y hagan de la Palabra de Dios el estándar para su vida», dijo Chris a cada persona.

Otros beneficiarios de la oración fueron una familia que llamó desde México. Yareli tenía el problema de la laringitis crónica. Juanita tenía pérdida de memoria, temía convertirse en esquizofrénica y estaba llena de amargura e ira. Su hermano, Sergio, tenía problemas de lujuria, orgullo y rebeldía. Griselda tenía el espíritu de la lujuria y estaba deprimida y sola. Angélica dijo que tenía problemas de lujuria, adulterio, celos e ira. Su otro hermano, Salvador, tenía los problemas de lujuria y rabia violenta.

Letis, un hondureña que vive en España, también llamó por el problema de la dificultad para caminar debido a una hernia discal, además del dolor corporal general. Como resultado, fue relegada a un corsé lumbar. Thabo, futbolista profesional, también llamó desde Sudáfrica por un problema en su rodilla derecha que ya había sido operada dos veces. Había estado inactivo desde que comenzó el problema. Durante las oraciones ofrecidas por el Profeta Racine, la familia mexicana vomitó las sustancias venenosas de su sistema, mientras que Letis y Thabo recibieron la liberación del dolor. El hombre de Dios les aconsejó entonces que siguieran a Jesús ahora que habían sido liberados. 

A continuación, se ofrecieron oraciones por Ewan, residente de las Islas Caimán, por Edgar de Colombia y por Nelly de Francia. Ewan sufría de apnea del sueño y una lesión en el cuello, así como dolor en otras partes de su cuerpo. Edgar sufría de adicciones al alcohol y las drogas, lo que le causaba numerosos problemas en el hogar y el trabajo. Y la cuidadora Nelly sufría de dificultades para caminar debido a la hernia de disco. Mientras la profetisa Angela oraba en el poderoso nombre de Jesucristo, las muñecas de Ewan comenzaron a temblar profusamente. De forma similar, Nelly demostró su sanidad ejercitando su cuerpo sin dolor. Momentos después, Edgar vomitó las sustancias venenosas de su sistema, y después tranquilizó a su esposa, hija e hijo con un cálido abrazo. Finalmente, la profetisa Angela declaró que todos habían sido liberados por Jesucristo.

En la siguiente serie de participantes, Dauda, un beninés viviendo en Francia, describió cómo había estado sufriendo dificultades para caminar debido a un problema de la médula espinal, mientras que su esposa Fatimata tenía problemas con sus rodillas y los nervios de sus muñecas, por lo que estaba usando muñequeras y una rodillera.

José, de Colombia, era adicto a la cocaína, condición que lo llevó  diversas formas de inmoralidad. Henry, una enfermera keniana viviendo en los EE.UU., tenía problemas con su rodilla y su espalda. Por último, estaba María, una colombiana residente en los Estados Unidos. María tenía dolores de cabeza crónicos y bronquitis, y dependía de varias medicinas para ayudarla a expectorar, así como de un nebulizador para ayudar a sus pulmones a funcionar mejor. Su marido, el médico Héctor, dijo: «En este momento, necesitamos un milagro. Necesitamos que Dios intervenga en nuestra situación». Héctor también pidió oraciones para protegerse de contraer el COVID-19 mientras cuida a sus numerosos pacientes. Durante las oraciones de la profetisa Yinka, María vomitó las sustancias venenosas de su sistema. Dauda hizo lo puramente milagroso: ¡Cargó a su esposa de 80 kg como un bebé! La propia Fatimata se había librado de todo dolor, ya que levantó el brazo completamente y ejercitó las piernas. María también dejó de experimentar falta de aliento. Por su parte, Henry exclamó: «¡Soy un deportista!». Dijo que ya no necesitaría su corsé lumbar, su rodillera y sus medicamentos. La profetisa Yinka también oró por la esposa de Henry, que tenía problemas con su pecho. Finalmente, José testificó: «Sentí que se me quitaba una carga de mi corazón».                                               

«La clase de persona que eres determina la clase de personas que se relacionan contigo», así comenzó el Profeta Racine en su mensaje sobre la caridad y las donaciones piadosas. Hablando sobre el tema de la reciprocidad, Racine reiteró un hecho de la naturaleza: «La única manera de tener un amigo es siendo uno. Yo soy porque tú eres; tú eres porque yo soy». Dado que la comprensión de la vida se basa en «el respeto mutuo, el cuidado mutuo y la atención mutua», Racine explicó que la recompensa se basa estrictamente en la cantidad de amor que invertimos en los demás. En palabras que se hacen eco de las enseñanzas del Profeta T.B. Joshua, Racine concluyó: «Si hacemos todo tipo de sacrificios pero no tenemos un verdadero amor ardiente en nuestro corazón por Dios y por nuestro prójimo, no tenemos nada».

Por lo tanto, predicó la necesidad de abrazar el amor genuino (1 Juan 4:8, Juan 13:34) que rechaza el amor por «razones egoístas, clásicas y materiales» y pasa por alto «el fracaso, los errores, las debilidades y deficiencias de nuestro prójimo». Destacando que no hay una persona perfecta, Racine declaró que el amor genuino «disuelve todos los prejuicios, malentendidos y sospechas», y triunfa sobre «el maltrato, la deshonra y la persecución», lo que nos lleva a dar generosamente de nuestro tiempo y recursos a personas de todas las razas y religiones. Y como dice el siervo de Dios, el Profeta T.B. Joshua, «el amor que damos es el único amor que conservamos, porque el amor es el hilo de oro que une la creación de Dios».