EL PODER DE DIOS NO ESTÁ LIMITADO POR EL ESPACIO, EL TIEMPO O LA DISTANCIA - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

EL PODER DE DIOS NO ESTÁ LIMITADO POR EL ESPACIO, EL TIEMPO O LA DISTANCIA

Con edificantes canciones compuestas por el Profeta T.B. Joshua, el Coro de Emmanuel TV comenzó el programa «Sesiones de Oración Interactiva – La distancia no es una barrera» con una nota de adoración. Para el deleite del Cielo, interpretaron las canciones «Bienvenido a mi corazón», «Uno mi espíritu», «Fluye de Ti», «La fortaleza de Cristo» y «Reconoce a Dios».

Durante las oraciones interactivas de «La distancia no es una barrera», muchos fueron liberados de enfermedades y aflicciones. El primero en experimentar la majestad de Dios a distancia fue el pastor Hilton Dennis, de Sudáfrica. Hilton, un trabajador de la viña del Señor, no había podido apartar la mirada del sufrimiento de las personas de su comunidad cuando el confinamiento de la pandemia del COVID-19 les arrebató su sustento. Además de ser un predicador, también dirige una organización no gubernamental (ONG) que atiende a los necesitados, por lo que no perdió tiempo en llegar a ellos. Sin embargo, en el proceso, contrajo el coronavirus. Los médicos le pidieron inmediatamente que se aislara por un período de 14 días. Tenía dolores de cabeza, debilidad general y escalofríos. Un par de días después, la esposa y la hija de Hilton también presentaron síntomas, después de lo cual fueron a hacerse una prueba del COVID-19 y se les confirmó que el resultado era positivo. Hilton se unió a las Sesiones de Oración Interactiva – La distancia no es una barrera, donde el Profeta Chris oró por él en el poderoso nombre de Jesucristo. Le aconsejó a Hilton que dejara atrás todo el dolor del pasado para recibir de Dios. Chris entonces ordenó: «Toda aflicción; ¡que salga, en el nombre de Jesucristo!» Después de la oración, Hilton testificó: «Lo que experimenté antes se ha ido; ¡el dolor en mi cuerpo se ha ido!»

Por su parte, Jessica dijo que había estado aislada con su hija de 11 años desde que su marido, Hilton, diera positivo en la prueba del COVID-19 y estaba aislada en otro lugar. Tenía síntomas tales como falta de aliento, dolor de pecho y la espalda, escalofríos y sudoración. Como era diabética, la sudafricana también tenía tos y pérdida de apetito. Mostrando el informe de su prueba positiva del COVID-19, Jessica dijo que estaba lista para someterse al poder sanador de Dios. El Profeta Chris comenzó entonces, «¡Ahora mismo, recibe un corazón que escuche en el nombre de Jesucristo!» Una vez que terminó de ordenar el virus mortal fuera del cuerpo de Jessica, le pidió que confirmara su sanidad. Jessica dijo que ahora podía respirar libremente y que su salud había sido restaurada. Aconsejando a Jessica que permaneciera del lado del Señor, Chris observó: «El Cristianismo es una relación, no una religión». También oró por la hija de Jessica, que había tenido dificultad para respirar, diarrea, dolor de garganta y náuseas. Dirigiéndose a los espectadores, Chris oró: «Ahora mismo, declaramos: ¡Basta ya de esa enfermedad, esclavitud, fracaso!»

La Profetisa Angela oró por la pareja cubana residente en EE.UU., María Águila y Guillermo Reyes. La primera en ser impactada fue María, que había dado positivo al COVID-19 hacía 20 días, como mostró su informe médico. Ella había estado teniendo dolor y debilidad corporal, pérdida del sentido del olfato y del gusto, así como una fuerte presión en su pecho y espalda. También tenía tos y se sentía afiebrada. «Necesitas un corazón libre para recibir de Jesús», le dijo Angela a María. Luego pasó a orar por ella. «¡Jesucristo te ha liberado! » declaró Angela, pidiendo a María que confirmara el regreso de su sentido del olfato y del gusto. Inmediatamente, María se dirigió a su refrigerador y se sirvió una bebida. María dijo que había sentido que algo protegía todo su cuerpo mientras la oración tenía lugar. «¡Estoy libre de toda enfermedad! ¡Estoy sanada!» proclamó con entusiasmo.

Guillermo, que también dio positivo al COVID-19, también había estado tosiendo además de tener dolor y debilidad corporal. En cuarentena en casa durante los últimos 13 días, había perdido peso y obviamente no podía ir a trabajar. Antes de orar por Guillermo, Ángela le recordó: «La distancia no es una barrera y Jesús es más majestuoso en la distancia». Luego oró en el poderoso nombre de Jesucristo: «¡Sé libre de la prisión de la enfermedad!» Mientras Guillermo ejercitaba su cuerpo para demostrar su sanidad, dijo que durante la oración había sentido calor y sudado profusamente. Añadió: «¡Soy libre! ¡Estoy bien! ¡Gracias, Jesús!» Por lo tanto, aconsejó a todos que tengan fe en Dios, para quien nada es imposible.

Desde Kazajstán, Favziya se unió a los Estudios de Emmanuel TV por oración para su prolongado problema de asma, que solía empeorar durante la temporada de frío. La profesora universitaria también tenía dolor en la pierna, lo que le provocaba insomnio. Incapaz de salir en tiempo frío debido a su problema respiratorio, Favziya tuvo que depender de un inhalador. Cuando la profetisa Yinka oró por Favziya, afirmó: «Dios es omnipresente. Dios es más poderoso en la distancia. Dios es el Sanador». Luego ordenó que el poder sanador de Dios fluyera a los pulmones de Favziya en el poderoso nombre de Jesucristo. «¡Sé sanada, en el nombre de Jesucristo! » añadió, cuando también expulsó el dolor de rodilla responsable del insomnio de Favziya. Yinka le aseguró a la mujer: «¡Eres libre en el nombre de Jesucristo», pidiéndole que respirara profundamente! Habiendo demostrado su sanidad, Favziya dijo que ya no necesitaba su inhalador. Frente a los espectadores, la profetisa Yinka declaró que la misma unción sanaría todas las enfermedades de sus vidas.

Falta de aliento, dolores de cabeza persistentes, pérdida del sentido del olfato y del gusto, así como dolor corporal y debilidad general: esos eran los síntomas que le habían hecho la vida imposible a Tamzyn, una mujer sudafricana que había estado aislada durante las últimas dos semanas porque dio positivo al COVID-19. Cuando Tamzyn mostró el resultado de su prueba, la profetisa Anne simplemente le aseguró que la distancia entre Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y Lagos (Nigeria) no sería un obstáculo para su sanidad y liberación, ya que el Espíritu Santo es la clave. Fiel a las palabras de Anme, apenas comenzó a orar para que el fuego del Espíritu Santo atravesara el cuerpo de Tamzyn, arrancándola del sofá y haciendo que cayera al suelo. «Cada enfermedad, cada aflicción, empiecen a vomitarla, en el nombre de Jesús». Anne ordenó. Después de vomitar el veneno en su organismo, Tamzyn se levantó y comió un plátano, cuyo olor y sabor podía ahora saborear para la gloria de Dios. «Mi pecho está aliviado ahora mismo», testificó. Aún con la autoridad de la Palabra de Dios, Anne oró por los espectadores: «Ahora mismo, ordeno en nombre de Jesucristo, que cualquier enfermedad mortal en tu sistema, ¡sea eliminada, en nombre de Jesucristo!»

El Profeta Racine oró por los señores Malan, una pareja sudafricana que había estado sufriendo síntomas de coronavirus. La señora Malan había ido al hospital y se le confirmó que el COVID-19 era positivo. Ella había estado sufriendo de congestión nasal, dolores de cabeza y debilidad del cuerpo. Su marido tenía tos seca y sudaba profusamente por la noche. En respuesta a todas sus quejas, Racine dijo: «Estoy aquí para proclamarles la fidelidad de Dios», pidiéndoles que trabajaran en el estado de sus corazones ante Dios. «Cualquier virus, cualquier síntoma, ¡que salga, en el nombre de Jesús! » Una vez que esas palabras aterrizaron, el Espíritu de Dios tomó el control y el señor Malan comenzó a toser las sustancias venenosas de su sistema. Por su parte, la señora Malan no sólo testificó que ahora podía respirar correctamente, sino que también ofreció unas cuantas flexiones. «Fue una experiencia maravillosa; Jesús está vivo», dijo el señor Malan. Racine aconsejó entonces a la pareja que se dejaran gobernar por la Palabra de Dios, que los ha sanado. Para los espectadores, Racine oró: «Cualquier enfermedad, cualquier dolencia, en el nombre de Jesús, ¡sé liberado de tu prisión de la enfermedad!»

La Profetisa Angela también oró por Mónica García, ecuatoriana viviendo en los Estados Unidos. Mónica, de 56 años, tenía la vesícula biliar gravemente enferma, así como gastritis y pérdida de memoria. Debido al problema de su vesícula biliar, Mónica sentía un fuerte dolor cada vez que comía alimentos que contenían aceite, dolor que la hacía agarrarse el estómago e inclinarse mientras la llevaban a urgencias. Restringida a una dieta especial y habiendo perdido mucho peso, Mónica aún no mejoraba, ya que necesitaba cada vez más inyecciones de morfina para aliviar su dolor. Programada para una operación, Mónica no había podido someterse al procedimiento debido al confinamiento por el COVID-19. Sin embargo, después de que Angela ordenara fuera al espíritu detrás de la enfermedad, Mónica sintió el calor regenerador del poder de Dios mientras su cuerpo vibraba. «Sentí como una descarga eléctrica en todo mi cuerpo», gritó con alegría. «Sentí que algo salía de mí», añadió, presionando su estómago y haciendo cosas que antes no había podido hacer.

Los ministros de Dios también tuvieron más sesiones de oración con personas de todo el mundo. En cada sesión, animaron a los receptores de la oración a limpiar sus corazones del dolor del pasado y a seguir confiando en la Palabra de Dios para el sustento de su sanidad, liberación y salvación.

La Profetisa Yinka oró por el futbolista Krotchi Gradel, que vive en Bélgica, y por su hermano, que estaban afligidos por lesiones de rodilla y dolor corporal. Después de las oraciones de sanidad y liberación, los dos jóvenes están ahora en forma, habiendo sido liberados de las aflicciones que amenazaban su destino.

La Profetisa Yinka también oró por el Teniente Coronel Alixandre Tejero Melo, de la República Dominicana, y su esposa. Después de ser confirmado como positivo al COVID-19, Alixandre envió una petición de oración a La SCOAN. Después de la sesión de oración virtual, los síntomas de Alixandre desaparecieron y él ejercitó su cuerpo vigorosamente para la gloria de Dios. Su esposa Yuberkis Jaquez también recibió su sanidad de la tos, la congestión nasal y el dolor corporal. «¡Estamos sanados! ¡Gracias, Jesús!», testificó la pareja.

Desde Francia, la señora Marie Qenenoj se conectó con Emmanuel TV. Recibió la oración del Profeta Chris por su problema de hernia discal y compresión espinal, así como por la fractura de talón y la fractura de tobillo. Prefiriendo la cirugía Divina a la cirugía médica, Marie vio su fe recompensada al separarse de su corsé lumbar y su tobillera después de que la ‘corriente eléctrica’ del poder de Dios atravesara su cuerpo. «¡Antes, no podía hacer esto! ¡No podía correr así! ¡No podía doblarme así!» testificó en la demostración de su sanidad. El marido de Marie, Félix, también fue sanado del dolor de tobillo y talón. Ahora, puede volver al trabajo y puede caminar a paso ligero todo el tiempo que quiera. «¡Gracias, Jesús, por Tu gracia y misericordia!» exclamó.

El Profeta Chris también oró por Paola Tapia, mexicana residiendo en los Estados Unidos. Paola era asmática desde que tenía ocho años. A medida que crecía, su condición empeoraba, haciendo difícil para ella hacer su trabajo de ama de casa de manera efectiva. Por lo general, experimentaba falta de aliento, dolor en el pecho y dolores de cabeza. Además, Paola se fracturó el tórax y las costillas en un accidente automovilístico y los médicos tuvieron que insertarle un tornillo en la muñeca después de que se desgarraran sus tendones. Como asmática, Paola tenía que depender de inhaladores para hacer frente a sus crisis respiratorias, y a veces tenía que usar los inhaladores hasta cuatro veces al día. Después de la oración, sin embargo, Paola ahora puede hacer las cosas que antes no podía hacer. «Ahora no siento dolor en el corazón; tampoco siento dolor en el pecho cuando respiro. Gracias, Jesús», declaró cuando empezó a ejercitar su muñeca, que antes le dolía, y para la gloria de Dios, ¡no sintió ninguna molestia!

Edward Mulenga, un joven de Zambia, también recibió oración. Tenía graves problemas para tragar, por lo que los médicos le dijeron que se sometiera a una prueba de ingestión de bario y a una manometría esofágica. Edward también se quejaba de una fobia que sufría a raíz de una imagen angustiosa que encontró en los medios de comunicación social. Durante su sesión de oración con la profetisa Anne, Edward cayó al suelo y vomitó las sustancias venenosas de su sistema. Una vez que se puso de pie, procedió a demostrar su sanidad comiendo y tragando. La Profetisa Anne declaró entonces a Eduardo: «¡Declaro que hoy Dios Todopoderoso te ha liberado! ¡Eres libre, eres liberado, en el poderoso nombre de Jesucristo!».

Otra beneficiaria del asombroso poder de Dios fue Madhavi, una mujer india que recibió plegarias de la Profetisa Anne. Durante 15 años, Madhavi tuvo problemas de espondilosis lumbar, dolores de rodilla, dolor de columna y artritis reumatoide. Con este conjunto de problemas, Madhavi no había podido manejarse durante los últimos cinco años, a pesar de usar un corsé lumbar. Mientras las oraciones continuaban, los órganos de Madhavi recibieron un toque de Jesús y ahora podrá trabajar de nuevo. ¡Aleluya!  

Edward Mulenga, un joven de Zambia, también recibió oración. Tenía graves problemas para tragar, por lo que los médicos le dijeron que se sometiera a una prueba de ingestión de bario y a una manometría esofágica. Edward también se quejaba de una fobia que sufría a raíz de una imagen angustiosa que encontró en los medios de comunicación social. Durante su sesión de oración con la profetisa Anne, Edward cayó al suelo y vomitó las sustancias venenosas de su sistema. Una vez que se puso de pie, procedió a demostrar su sanidad comiendo y tragando. La Profetisa Anne declaró entonces a Eduardo: «¡Declaro que hoy Dios Todopoderoso te ha liberado! ¡Eres libre, eres liberado, en el poderoso nombre de Jesucristo!».

Otra beneficiaria del asombroso poder de Dios fue Madhavi, una mujer india que recibió plegarias de la Profetisa Anne. Durante 15 años, Madhavi tuvo problemas de espondilosis lumbar, dolores de rodilla, dolor de columna y artritis reumatoide. Con este conjunto de problemas, Madhavi no había podido manejarse durante los últimos cinco años, a pesar de usar un corsé lumbar. Mientras las oraciones continuaban, los órganos de Madhavi recibieron un toque de Jesús y ahora podrá trabajar de nuevo. ¡Aleluya!  

El Profeta Racine oró por Bernardo Barón, un colombiano que había sido diagnosticado con COVID-19 el 12 de junio del 2020. Aislado de su familia, Bernardo sufrió no sólo la soledad que lo llevó a la depresión, sino también fiebre, dolores de cabeza y opresión en el pecho. «Sentí la presencia de Dios y el fuego del Espíritu Santo que se movía de mi columna vertebral a mis pulmones».

Finalmente, el Profeta Racine oró por Susan Ndana, una zambiana que había estado sufriendo de asma y sinusitis durante los últimos 20 años. Para ayudarla a respirar, Susan tenía que usar un nebulizador, así como medicamentos. Durante la oración, Susan vomitó las sustancias venenosas de su sistema mientras recuperaba su libertad permanente del asma y la sinusitis.

Verdaderamente, cuando contemplamos estos increíbles ejemplos de poder Divino que trascienden el espacio y el tiempo, no podemos dejar de exclamar: ¡La distancia no es una barrera para el mover del Espíritu Santo!

MENSAJE PARA SOCIOS

Para completar la transmisión del día, el Profeta Racine citó Santiago 1:27 y Santiago 2:15-16, enseñando que, a las viudas, a los huérfanos y a los necesitados no se les debe permitir sufrir privaciones por su condición. Por lo tanto, dijo: «Los verdaderos Cristianos no deben apartar la vista de la difícil situación de los enfermos, los hambrientos, las viudas, los huérfanos y todos los que necesitan ayuda, especialmente durante la crisis del coronavirus». A continuación, destacó la recompensa Divina por tales actos de caridad, como se afirma en Proverbios 19:17 y en Deuteronomio 14:29. «Para los carnales, el dinero, o el servicio dado en caridad puede parecer que se tira a la basura, pero no así para los dadores genuinos quienes promueven el amor que tiene pies para moverse hacia los necesitados, hacia los enfermos, hacia los hambrientos. El amor que tiene manos para ayudar a los demás sin expectativas. El amor que tiene ojos para ver la miseria y la necesidad, y tiene oídos para oír los suspiros y las penas del hombre».