CREE Y CONFIESA – PARTE 3

Las canciones del Coro de La SCOAN estuvieron en sincronía con los mensajes que prosiguieron. Llamaron por la misericordia de Dios en todo. Pidieron a Dios que liberara a los cautivos y les diera reposo. Reafirmaron la necesidad de creer en Dios para recibir de Él de modo que la derrota y el fracaso pudiesen ser cosa del pasado. Y rindieron sus problemas al Creador, quien colmó a los Cristianos de gozo y victoria. Como siempre, el auditorio de la iglesia se impregnó del Espíritu de Dios a medida que la sesión de alabanza y adoración avanzaba.

Antes de adentrase en su mensaje titulado Cree y confiesa – parte 3, el Profeta T.B. Joshua nuevamente dijo algunas palabras sobre la importancia de reportar aquello que vemos y oímos. Reiteró que únicamente el trabajar duro no puede ayudar a ninguna institución a crecer y que «reportar aquello que ves y oyes resuelve problemas, responde preguntas, clarifica dudas y provee una manera de avanzar». El punto álgido de su exhortación fue que los Cristianos deberían buscar gracia Divina para evitar albergar los espíritus inmundos de falta de perdón, envidia, amargura, celos, enojo, etc., lo cual rompe la comunión con Dios y nos guía a la pobreza, la aflicción, dificultad, rechazo y pesadillas. Constatando que una pausa con Dios es la razón por la cual algunas personas pierden sus bendiciones, aconsejó a los Cristianos que examinen sus corazones y se aseguren de que están adorando a Dios en verdad y en Espíritu.

El Profeta T.B. Joshua también explicó que convertirnos en lo que Dios quiere que seamos requiere conocer mejor a Dios, lo que implica descubrir nuestros dones espirituales con la ayuda del Espíritu Santo. Un Cristiano que no activa sus dones espirituales, dijo, es irrelevante, es decir, ‘cero’. Según sus palabras: «No puedes convertirte en una persona de Dios sólo con la historia y la teoría acerca de la Palabra de Dios». Por tanto, observó, es poco beneficioso si una persona encomienda a la Biblia a la memoria pero no permite que la Palabra se convierta en una parte integral de su vida. Finalmente, el Profeta T.B. Joshua exhortó a la congregación y a los espectadores con las siguientes palabras: «Lo que espero que te lleves a casa es la cuestión acerca de tu corazón. Es una cuestión fundamental. Si has recibido todas las bendiciones y la liberación aquí hoy, sin un corazón puro, lo perderás todo. Es un corazón puro lo que mantiene las bendiciones, la liberación y el progreso. Con un corazón puro, el hombre sabe que Jesús salva, sana, bendice y libera».

Enseñando en la misma línea, Racine habló sobre La firme demanda. Comenzó citando la amonestación de Jesús acerca de que los Cristianos deberían pedir en fe, de modo que puedan recibir (Mateo 21:21-22). Después tomó su lectura de Hebreos 11:1-3 el pasaje que dice que la fe es la certeza de lo que se espera. Racine dijo que Dios tiene una promesa para nosotros, aunque muchos Cristianos no logran apoderarse de tal promesa debido a que fallan en ejercer la fe; la firme demanda de Dios. Ejercer la fe involucra el permitirle a Dios hablarnos a través del Espíritu Santo, tal como se contempla en la Palabra de Dios. Racine también dijo que ‘proclamar’ no es verdaderamente ejercer la fe sino un «asentimiento mental que meramente reconoce la veracidad de la Palabra de Dios, pero nunca actúa en ella».

Como ejemplo Bíblico de dicho asentimiento mental, Racine se refirió a la experiencia de los siete hijos de Esceva quienes, en Hechos 19:13-16, no mostraron que verdaderamente creyeran en Jesucristo de Nazaret sino que meramente se hicieron eco de Su nombre mientras escuchaban a Pablo usarlo. Citando además Juan 11:41 y Juan 5:15, Racine añadió que un verdadero Cristiano cree que su bendición, su sanidad o liberación ha llegado incluso si la evidencia física pareciera ser contraria. Racine concluyó así su mensaje: «Por fe, extiendo mi mano. Por fe, creo. Por fe, confieso. Por fe, actúo. La fe cree ahora. La fe actúa ahora. La fe recibe ahora. Eres sano. Eres bendecido. Eres liberado».

TESTIMONIOS

YUGO DE CUELLO RÍGIDO QUEBRANTADO TRAS 13 AÑOS

A sus 35 años de edad, su juventud estaba en contradicción con su cuerpo. Durante los últimos 13 años el ciudadano de Sierra Leona, el señor Allan Bangura, había sufrido de rigidez en su cuello debido a una enfermedad cervical degenerativa. Para ayudar a aliviar su dolor los médicos le habían prescrito el uso de un collarín. Intentando todo a su alcance para tolerar los insoportables dolores asociados a esta enfermedad, el joven se encontraba incapaz de realizar su trabajo final en la serie de exámenes para obtener su certificado como contador profesional. Era incapaz de usar su mano para escribir, la mano derecha. La vida se volvió muy miserable para él a medida que ese dolor en el cuello se negaba a abandonarle. Determinado a no vivir el resto de su vida de esta manera, llegó a La SCOAN buscando el rostro de Dios para una solución Divina. «Estoy viendo una adicción», dijo el hombre de Dios mientras ministraba al señor Bangura y lo instaba a abstenerse de ello. Después de orar por él en el poderoso nombre de Jesús, el hombre de Dios pidió que le quitaran el collarín al señor Bangura quien inmediatamente dio gracias a Dios mientras declaraba su total libertada del dolor. Durante su testimonio, el señor Bangura admitió su obsesión con la pornografía, especialmente en sus días de juventud, confirmando de este modo la profecía. Dijo que ahora estaba perfectamente sano y que volvería a casa para terminar sus exámenes calificativos y que, por supuesto, la pornografía ahora era una zona prohibida. Aconsejó a las personas que no duden de las profecías y los testimonios compartidos en La SCOAN y que corran hacia Dios para su propia salvación, sanidad y liberación.

LIBERADO DE COMER ARENA, TIERRA Y TIZA POR 10 AÑOS

Si no fuera por el hecho de que satanás hubiera trabajado para manipular las papilas gustativas del señor Aliaksandr Dulski, no habría habido forma de que la tierra, la arena y la tiza tuvieran un sabor tan delicioso para él que incluso ya no le importara la comida. Todo comenzó un día cuando al señor Dulski le llegó un aroma a tierra labrada y un espíritu demoníaco le instó: «Pruébalo; es bueno». Desde entonces, no podía comer comida normal sin antes probar tierra o bien ponerla encima de su comida. De hecho, el señor Aliaksandr admitió que se echaba en el suelo sobre su estómago y lamía tierra, deslizándose como una serpiente. ¡Y pensar que el bielorruso 52 años de edad comiera tales ‘manjares extraños’ por diez años! Durante el invierno, cuando la tierra no estaba disponible, ingería tiza. Como ocurre con muchas adicciones, mientras más el señor Dulski intentaba dejar esta adicción, más profundo lo hundía satanás en esa aberración. Consecuentemente, además de comer tierra, arena y tiza, el señor Dulski estaba aflijido por el espíritu de lujuria y masturbación. Sin embargo, eventualmente se encaminó hacia la Arena de la Libertad tras ver en Emmanuel TV una mujer siendo liberada de la misma aflicción.

«¿Quién eres en este cuerpo?», preguntó el hombre de Dios. «¡Le estoy matando porque no quiere servirme!» respondió el demonio amenazante. Mientras las oraciones continuaban, el Espíritu Santo agarró al demonio y lo empujó fuera del cuerpo y de la vida del señor Dulski, ¡para siempre! Invitado a saborear nuevamente sus extrañas sustancias, el señor Dulski rápidamente las escupió fuera, para su lengua ya no eran familiares. «¡Aleluya! Te alabo, Jesús!», exclamó entre lágrimas. Finalmente, entregó las siguientes palabras para aquellos que están sufriendo de adicción: «Corran a Jesucristo, sólo Él puede salvarte».

 

DESTINO DIVINO RESTAURADO CUANDO LA ADICCIÓN AL ALCOHOL Y A LA MARIHUANA ES ROTA

«Tu corona ha sido removida. Me estás mirando a mí, pero hay dos personas dentro de ti. No eres más tú mismo, algo te está manipulando». Esas fueron las palabras emitidas por el Espíritu Santo antes que el hombre de Dios impusiera manos sobre el señor Khumo Kebararile, un ciudadano de Botsuana quien se había descarrilado de su destino dispuesto por Dios debido al beber en exceso, cadena del tabaquismo y una adicción a la marihuana. El señor Kebararile fue traído a La SCOAN por su prima Sibongile, quien se hallaba turbada por sus hábitos antisociales. El señor Kebararile dijo que estaba en el negocio de seguimiento de envíos, pero el negocio sufrió a medida que él se juntaba con malos amigos quienes lo introdujeron a fumar y a beber. «Solía gastar 500 dólares por semana en esas cosas», confesó. También dijo que rechazó el consejo de sus padres y familiares. «Mi prima me incitó a venir aquí, diciendo que aquí encontraría una solución», agregó. Confirmando la profecía sobre el señor Kebararile, Sibongile afirmó que son de una familia real. Ella aconsejó a los padres que monitoreen constantemente a sus hijos y los traigan a la presencia de Dios en lugar de venir solos. Por su parte, el señor Kebararile aconsejó a los jóvenes a evitar el abuso de sustancias, ya que supone un hábito difícil de superar una vez has comenzado. Adicionalmente, aconsejó a los padres no rendirse con sus hijos.

MI SANIDAD COMENZÓ EN EL SUEÑO, AHORA PUEDO RETOMAR MI TRABAJO

A causa de una estenosis espinal, la señora Nyrva Guerrier sufría una severa dificultad para caminar. Cuando los doctores encontraron que era muy poco lo que podían hacer por ella le dieron un corsé lumbar y unas rodilleras para ayudarla en su movimiento. También obtuvo unas muletas así como un andador y una silla de ruedas. Pero, por supuesto, estos soportes no eran comparables a la rapidez de sus miembros naturales. La enfermera canadiense de 57 años, quien había estado sufriendo por ocho años, decidió buscar el rostro de Dios en cuanto a su condición. Estaba estancada en su carrera desde que no podía hacer nada por su cuenta. «Mi parte izquierda se había ido por completo. No podía moverme o inclinarme» dijo. Tenía que ser asistida para tomar una ducha o para subirse a la silla de ruedas. Un día, navegando por internet, se encontró con los videos de Emmanuel TV. Entonces tuvo un sueño en que el Profeta T.B. Joshua oraba por ella. Como resultado de esta oración en el sueño se encontró a sí misma sin más necesidad de las muletas ni la silla de ruedas. Finalmente, vino a La SCOAN. Al toque del hombre de Dios, la señora Guerrier recibió su completa sanidad e, ¡inmediatamente desechó su corsé lumbar y sus rodilleras

Tras pasearse frente al altar durante su testimonio, dijo a las personas que deben comprender que no pueden hacer nada sin Dios, así correrán a Él en sus problemas. Sobre la profecía acerca de un hijo suyo necesitado de ayuda, la señora Guerrier confirmó que se trataba de uno de sus gemelos de 21 años de edad.

Tal como muestran estos testimonios, el poder de Dios no tiene límites, Él nos localizará si nos posicionamos para Su intervención. Todo lo que se requiere de nosotros es ejercer una fe práctica, en el nombre de Jesús.