VENID, ADOREMOS

Fue un servicio emocionante el domingo en la mañana, a tan sólo dos días para la Navidad de 2018. Uno podía sentir literalmente la fiebre de la Navidad en toda La SCOAN, con todas las bellas decoraciones y fascinantes iluminaciones de varios colores que hacen único este festival, un tiempo para dar regalos y recibir regalos, un tiempo para visitar y ser visitado, y más importante, un tiempo para perdonar y ser perdonado, es decir, ¡un tiempo para dejar ir el dolor del pasado!

Como siempre, las personas se habían amontonado en La Sinagoga, Iglesia de Todas Las Naciones en gran número, buscando tener esa experiencia única en la vida con Dios. Instalados en la Arena de Libertad, los congregantes se unieron al Coro de La SCOAN provocando un gozoso ruido para el Dios de toda carne. Mientras la iglesia cantaba en adoración al Todopoderoso, Su Espíritu descendió sobre la congregación y la emoción no encontró límites cuando las personas de todas las naciones se arremangaron y ataron sus envoltorios mientras agitaban sus banderas y mecían sus cuerpos en una intrépida entrega a la música para el alma.

Para la gloria de Dios, el Profeta T.B. Joshua aprovechó esta oportunidad para hablar la dura verdad de Dios a Su pueblo. Discerniendo la popular percepción errónea sobre la esencia de la Navidad, el profeta alertó: «Si das a las personas, a tu prójimo, porque esperas que él te dé de vuelta, das erróneamente». Y, por unos pocos segundos, hubo un silencio palpable en el auditorio, porque el hombre de Dios había tocado la fibra sensible en ese momento. Hablando en edificación y para corrección, el profeta añadió: «Nunca vengas alrededor de la gente simplemente por lo que puedas obtener, porque es de mayor bendición dar que recibir». Entonces, el mensaje del profeta surgió efecto y la congregación aplaudió, sus consciencias fueron drásticamente y compasivamente aguijoneadas.

El hombre de Dios explicó el significado espiritual de la generosidad, la donación sacrificial y lo demostró al supervisar la distribución de las nuevas Calcomanías de la Unción a todos los fieles. En demostración de la unción de Dios en las nuevas calcomanías, muchos congregantes comenzaron a manifestarse mientras los espíritus malignos salieron de las personas y las sustancias venenosas eran vomitadas por muchos. Citó Hechos 20:35, que dice: «Más bienaventurado es dar que recibir», el Profeta T.B. Joshua advirtió a la congregación a invertir en la vida de las personas, ya que esto hablaría por ellos el día de mañana y en el futuro.

Hombre de Dios, Chris

Anteriormente, Chris había inspirado a la congregación con un poderoso mensaje sobre cuál debería de ser el mayor enfoque de la Navidad: Nuestra relación con Cristo, quien sacrificó Su vida para expiación de nuestros pecados. El tema del mensaje titulado «Venid, Adoremos» fue tomado de 1 Juan 4:9-11: «En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros».

Con su habitual manera de enseñar a través de la demostración, Chris invitó a cuatro personas al Altar y les asignó personajes. La primera persona representó a Dios, la segunda desempeñó el papel del dinero, el tercero desempeñó el papel de las relaciones sociales y el último desempeñó el papel de la posición. Después de representar varios escenarios diferentes que son ahora comunes entre los Cristianos, Chris concluyó en que muchos Cristianos han permitido que Dios sea reemplazado en sus vidas por el dinero, así como las relaciones sociales y el estatus social, entre otras distracciones. Destacó que, hoy en día, la Navidad ha sido tan comercializada que la gente olvida enfocarse en el amor de Dios durante esta época, exhortó a la congregación a: «Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas» (Mateo 6:33). Chris afirmó que la vida no comienza con una relación con personas, sino con una relación con Dios y esa relación rebosa hacia las personas. Por lo tanto, concluyó que, si logramos algo bueno en el futuro, sólo será debido a nuestro amor por Jesús, quien es el Camino y no un camino. Sin duda, el mensaje preparó el terreno para las posteriores manifestaciones del increíble poder de Dios que continuó.

¡PUEDO CAMINAR LIBREMENTE DE NUEVO!

La semana pasada, Janet Tsedey, de Ghana, había venido a La SCOAN buscando el rostro de Dios para sanidad de espondilosis lumbar y artritis, y estaba usando un corsé lumbar y rodilleras. Había sido literalmente llevada a La SCOAN por su hermana en Cristo, Alliston. La señora Tsedey fue localizada por el hombre de Dios, quien profetizó que había estado bajo una maldición antes de orar por su liberación en el poderoso nombre de Jesús.

Después de las oraciones, la señora Tsedey comenzó a vomitar sustancias venenosas de su sistema. Testificando en gozo absoluto, la señora Tsedey mostró cuán perfecta había sido su sanidad mientras pateaba y golpeaba al aire, incluso torciendo y girando su cintura, para mostrar su nueva energía y agilidad. Tres días antes, como cuando un ave es liberada de su cautividad, la señora Tsedey había saltado al mercado más cercano con su hermana en Cristo; sólo para saborear el gozo de ser capaz de caminar sin asistencia humana o rodilleras y corsé lumbar. No queriendo ser una receptora egoísta de las incesantes bendiciones de Dios, la señora Tsedey aconsejó a los congregantes y a los espectadores: «Si te sucede algo, no huyas de Dios; corre hacia Dios y serás liberado y tu generación será liberada, en el nombre de Jesús».

Alliston, la hermana en Cristo de la señora Tsedey, confirmó los agudos dolores que anteriormente había experimentado antes de su sanidad. «Cuando vinimos aquí, tenía que sostenerla para caminar, sostener su bolso y apoyarla de todas las maneras; no podía ni siquiera dormir y permanecía tosiendo y dando vueltas en la cama», dijo ella. Alliston le dio toda la gloria a Dios mientras su amiga ahora puede dormir con tanta paz como la de un bebé y puede hacer todo por ella misma. Para la señora Asabat Benedict, de 44 años del estado de Kaduna, Nigeria, su vida había sido muy miserable por más de dos años. Ella tenía una enfermedad degenerativa de disco, lo que significaba que no podía apenas caminar o hacer sus deberes como secretaria para cuidar a sus hijos. Pensando que su condición requería de soluciones humanas, la señora Benedict había corrido de un lugar para otro, de un doctor a otro y de un sanador a otro, buscando ser liberada de la terrible carga de la incapacidad para caminar.

Sin embargo, todo lo que los doctores le pudieron dar fue un corsé lumbar y muchos medicamentos que se convirtieron en su pesadilla diaria. Finalmente buscó a Dios en La SCOAN, suplicando que el hombre de Dios pudiera ayudarla.

Dirigiendo la gloria a Jesús el Sanador, el hombre de Dios le dijo a la señora Benedict que sólo Jesús podía ayudarla. Antes de orar, el hombre de Dios dio una palabra de ciencia diciendo que la señora Benedict había estado bajo aflicción de poderes cauris, en cuales fue iniciada cuando era niña. También dijo que los poderes malignos estaban amenazando su matrimonio a través de «un hombre gigante». Para dar su testimonio, la señora Benedict caminó majestuosamente a través del lateral del Altar mientras resplandecía ampliamente ante la cámara con los pulgares hacia arriba para los espectadores. Brillando intensamente en su vestido amarillo y accesorios, la señora Benedict se declaró enérgicamente libre de todo dolor mientras confirmaba que ambas profecías eran ciertas. La señora Benedict instó a las personas de todo el mundo a buscar a Dios para que Él pueda conceder todos los deseos de su corazón.

NUNCA MÁS INVÁLIDO EN TIERRA EXTRANJERA

Un nigeriano viviendo en Sudáfrica, Anthony, había sufrido un terrible accidente laboral que le dejó incapaz de realizar cualquier movimiento sin el uso de muletas y un corsé lumbar. Durante los primeros tres días tras el accidente, Anthony estaba prácticamente paralizado. En el accidente, los discos en su columna se habían desplazado causando compresión en sus nervios; una condición realmente dolorosa. No sólo no podía realizar sus actividades diarias como resultado del problema, sino que tampoco podía ir a su lugar de negocios. Por consiguiente, la vida se convirtió casi insoportable para él y los doctores le programaron para una operación. Referido a varios doctores y especialistas, Anthony no pudo encontrar aún la solución a su condición. Finalmente, corrió a Jesús, el Cirujano Maestro, habiendo estado siguiendo Emmanuel TV. En La SCOAN, el hombre de Dios oró por él e instantáneamente la cirugía fue realizada en su columna y sus piernas por el Espíritu Santo. Testificando en La SCOAN, Anthony era todo sonrisa mientras miraba hacia la congregación para testificar del increíble poder sanador de Dios, caminando enérgicamente y en cuclillas para demostrar su perfecta sanidad al mundo. Concluyendo su testimonio, Anthony dijo que respeta a los doctores por su esfuerzo, pero él conoce que Dios sigue siendo el Maestro Sanador a quien todos nosotros deberíamos correr en situaciones de crisis. Su hermano menor, Best, agradecía a Dios por salvar la familia de una situación muy difícil.

Toda la gloria es para Emmanuel, ¡Dios con nosotros!

¡Feliz Navidad y feliz Año Nuevo!