LA FE ES DEL CORAZÓN DEL HOMBRE

En un poderoso y desafiante mensaje, el Profeta T.B. Joshua enfatizó el poder de la Palabra de Dios cuando está cimentada en el corazón del hombre al explicar que, a diferencia del lenguaje de hoy, el lenguaje de la Biblia viene del corazón,

«Cuando la Palabra está en tu corazón te preservará del deseo del pecado. Necesitas la Palabra de Dios para traer a Jesús a escena. La Palabra de Dios es la presencia viva de ese poder Divino, si esa Palabra viene de tu corazón».

El hombre de Dios reveló que frecuentemente, lo que nos obstaculiza el guardar la Palabra de Dios en nuestros corazones es nuestra naturaleza humana que se rehúsa a rendirse totalmente al Espíritu de Dios.

Llevando a la congregación de regreso a la verdad del Evangelio, reveló que el pecado jamás será cubierto por nuestra apariencia, oraciones o lágrimas. El pecado sólo puede ser removido mediante el arrepentimiento. Explicando la solución dijo que, «Debemos traer nuestro error, equivocación, pecado, ante la sangre de Jesús antes de que el Espíritu Santo ore a través de nosotros».

 

LAS COSAS VIEJAS PASARON: PUEDO CAMINAR NUEVAMENTE

Christian Iredia

El señor Christian Iredia sugfrió dificultad para caminar durante seis años debido a una espondilosis lumbar dejándole desamparado y en estado depresivo. El dolor, acompañado con el temor de que no podría volver a caminar le hicieron dudar si alguna vez podría volverse a poner de pie. Al ver como su condición le drenaba diariamente, su esposa de aconsejó visitar La SCOAN. Cuando recibió el toque del Profeta T.B. Joshua, en el nombre de Jesús se levantó y empezó a caminar nuevamente, para la gloria de Dios. Dando pasos con gozo, testificó y ratificó que las cosas viejas pasaron y todas son hechas nuevas cuando involucras a Dios en tus asuntos. El señor Iredia aconsejó: «Busquen el rostro de Dios. Él les sanará permanentemente».

 

EL ESPÍRITU DE ENOJO DESAPARECE TRAS RECIBIR UN TOQUE, AHORA ES UNA AMOROSA ESPOSA

Señores Obeki

La señora Elizabeth Obeki solía enojarse ante la mínima provocación. En su juventud, presenció el divorcio de sus padres, lo que se convirtió en un contante recuerdo que entristecía su corazón. Tras el divorcio, su padre se volvió a casar, pero la relación entre la nueva esposa de su padre, la joven Elizabeth y sus hermanos era de desprecio. Al haber crecido en un hogar agitado y hostil, el espíritu de enojo brotaba de su interior. Como resultado del daño causado por este espíritu, su vida emocional fue igualmente afectada. A pesar de haber contraído matrimonio, el afecto hacía su esposo menguaba en tanto que empezaron a dormir en camas separadas. Cuando el espíritu maligno se apoderaba de ella, descargaba su agresión con sus hijos y les pegaba despiadadamente. En un estado de frustración total, el señor Obeki llevó a su esposa a La SCOAN, consciente de que necesitaba ser liberada.

Cuando estaban en la congregación y el Profeta T.B. Joshua pasó ante ellos se detuvo, se dirigió a la señora Obeki y profetizó: «La ira está a punto de destruir tu familia, y tienes un buen esposo. Por culpa de esa ira, a veces decides dormir sola». Al confirmar esto, el profeta la tocó y ese espíritu la dejó de inmediato. Hoy, la señora Obeki se ha reunido con su familia. Su esposo confirmo que ha experimentado tantos cambios tras la liberación de su esposa. Ahora, como un hombre feliz aconsejó a todos a buscar el rostro de Dios. Verdaderamente, ¡Jesús les ha hecho libres!

 

JOVEN ESCLAVA VUELVE A JESÚS POR REDENCIÓN, AHORA ES UNA MUJER LIBRE

Señora Patricia

La señora Patricia compartió con el mundo su testimonio y experiencia como una esclava sexual y cómo en medio de su viaje en busca de mejores horizontes, resultó en vano. En La SCOAN recordó su calvario y narró con lágrimas cómo había quedado embarazada a sus 15 años justo antes de comenzar el primer curso de educación secundaria.

Ella había perdido a su madre y hubo de enfrentarse al rechazo de su padre quién la expulsó de su casa, con lo que no le quedó más remedio que vagabundear con su embarazo.

Cuando Patricia Akpolo, originaria del estado de Delta en Nigeria, se reconcilió consigo misma y llegó a la conclusión de que ya estaba bien de vivir en las calles, visitó La SCOAN y oró durante el Servicio Dominical para que Dios tocase su caso. Durante el Servicio Dominical de la semana pasada, el Profeta T.B. Joshua ofreció una palabra de profecía que trataba de una joven esclava. «Comercias cont

igo», añadió el Hombre de Dios, y ella se adelantó para confirmar la profecía.

Patricia refirió a la congregación la pesadilla que había vivido. Quedó embarazada cuando tenía quince años, justo cuando estaba a punto de comenzar el primer curso de educación secundaria, y su compañero la abandonó. Ella había perdido a su madre, y hubo de enfrentarse al rechazo de su padre, con lo que no le quedó más remedio que vagabundear con su embarazo.

Más tarde buscó refugio en casa de su madre política, pero con ello sólo logró seguir padeciendo el rechazo y el maltrato tanto de su propia familia como de su familia política. Siendo el nacimiento de un bebe una ocasión de gozo para las madres, el caso de Patricia fue completamente opuesto, una vez hubo dado a luz, la pesadilla no hizo sino recrudecerse, obligándola incluso a dormir en la calle, junto a los hoteles, llevando a su bebé consigo. Cuando la situación se tornó insoportable, abandonó a su bebé en casa de su suegra y nunca volvió. De esto hacía ya más de diecisiete años.

Siendo una víctima de sus circunstancias, un amigo la engañó para que creyera que emprendía un viaje cuyo destino final era Europa, pero acabó en Togo, donde fue literalmente vendida a un burdel. La mujer que lo dirigía, la madam, le entregó ropas seductoras para que las llevara puestas al ejercer como prostituta esclava. Los hombres acudían al burdel a acostarse con ella, pero el dinero lo recibía la madam, y refirió que mientras fue trabajadora del sexo, nunca recibió pago alguno.

Tras dos años de explotación, un amigo del estado de Delta negoció con la madam para liberarla. El amigo que la liberó se la llevó a Ghana, pero para volver a meterla en otra red de prostitución. Fue durante su vida en Ghana cuando conoció a un hombre al que le habló de su situación, y él la introdujo en el tráfico de drogas como medio para ganar dinero más rápidamente. La enseñaron a transportar drogas y pasar con ellas la frontera una vez las había ingerido, para después excretarlas en el punto de destino.

En una ocasión, cuando se acercaba al control de inmigración, el dolor abdominal que estaba experimentando en aquel momento era tan fuerte que no tuvo más remedio que confesárselo todo a los oficiales de control de fronteras, y por lo tanto fue detenida. Quienes le habían entregado la droga para que la transportara le advirtieron que no revelase nombre alguno, y así lo hizo, por lo que fue condenada a prisión y a pena de muerte. Después de pasar siete años en la cárcel, fue puesta en libertad y deportada a Ghana, desde donde llegó a Nigeria.

Sin embargo, como la pobreza y los desafíos seguían acosándola, tornó a la vida en las calles de Ghana. Estando allí tuvo un sueño en el que vio al Profeta T.B. Joshua pidiéndole que volviera a la Casa de Dios para recibir su gloria.

Patricia volvió a Nigeria tiempo después, donde terminó en compañía de unos hombres que la hicieron creer que iba a participar en un negocio. Una vez hubo caído en su engaño la raptaron, y la llevaban en un vehículo a toda velocidad cuando un grupo de vigilancia sospechó del comportamiento del grupo y comenzó a perseguirlos. Mientras esto ocurría, los espiritualistas la expulsaron del vehículo en marcha, con lo que acabó golpeándose la cabeza contra el suelo y produciéndose una herida que no pudo curarse, dado que no tenía dinero para ello. Lo único que podía permitirse era curarse la herida con agua templada. Estando sumida en una vida tan miserable, le pidió a su hermana que la llevara a La SCOAN para buscar allí el rostro de Dios. Y para gloria de Dios, Patricia recibió la profecía que la hizo salir y fue liberada por el hombre de Dios, el Profeta T.B. Joshua. Patricia volvió a La SCOAN para prestar testimonio ante la congregación y los espectadores de todo el mundo, y expresó su deseo de reconciliarse con el bebé que abandonó hace más de diecisiete años. Al pueblo de Dios le aconsejó que busque a Dios y que se rinda a Él, ya que no hay nada en clase de vida que ella había llevado en el pasado.

 

¡CADENAS DE DROGADICCIÓN ROTAS!

Joy Odey, una joven estudiante llena de energía, entró en una prestigiosa institución decidida a prepararse para piloto, sus padres llenos de expectativas porque su joven hija se convertiría muy pronto en una piloto. Pero todos sus sueños se derrumbaron cuando una compañera de habitación la introdujo en el consumo de drogas duras. Su adicción fue tal que perdió por completo la capacidad de centrarse en las clases. Tras ocho años de estancia en la universidad, todavía no había logrado graduarse, a pesar de que su carrera es solo de cinco años de duración. Lo más irónico es que había logrado mantener oculta su adicción a ojos de sus padres, que solo lo supieron los tres últimos años de su pesadilla.

Consumida por completo por la adicción, solía vender todos sus dispositivos electrónicos como sus portátiles, IPads para así alimentar su adicción. Llegó al punto de que estaba dispuesta a hacer lo que fuera para conseguir el dinero con el que comprar las drogas y satisfacer su necesidad constante. En un momento dado, comenzó a colgar fotos suyas en Internet para requerir amistad de los hombres, lo que la condujo a una vida de prostitución. Joy refirió a la congregación una de sus peores experiencias como prostituta: estando en la habitación de un hotel con un hombre, este se transformó de repente en una bestia, pero ni siquiera eso la disuadió de seguir adelante con su vida de prostitución.

Su madre, que la había llevado a muchos lugares de rehabilitación sin conseguir resultado alguno, siendo ministra del evangelio, decidió llevarla a La SCOAN donde el Profeta T.B. Joshua oró por ella y fue liberada en nombre de Jesús.
Joy y su madre prestaron testimonio en el Servicio Dominical acerca de la bondad de Dios en sus vidas, dándole las gracias por haber liberado a Joy del cautiverio de satanás. Joy declaró estar libre de la necesidad de tomar drogas. ¡Dios sea loado!

 

UNA HIJA DEL ALTAR LLEGA A CAMBRIDGE

Ingeniera Peace Adesina Oluwatomi

Peace Adesina Oluwatomi, hija del altar de La SCOAN, dio un paso adelante para agradecer la inmensa ayuda recibida de manos del Profeta T.B. Joshua y de los Socios de Emmanuel TV. Con su ayuda económica y la guía del Profeta T.B. Joshua, logró graduarse con honores en la Universidad Kwame Nkrumah de Ingeniería Química. Durante su cuarto año, recogió el Premio al Mejor Estudiante y el Premio a la Excelencia, lo que significa que siempre estuvo entre las mejores de su clase, algo que atribuyó a las palabras sabias que recibió siempre del Profeta T.B. Joshua durante el tiempo que pasó en la iglesia.
Las palabras del Profeta T.B. Joshua la inspiraron para intentar llegar siempre más lejos, de modo que solicitó ingresar en una de las mejores universidades del mundo, la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido. El ingreso le fue concedido. Desde luego, el tiempo que se pasa en presencia de Cristo es un tiempo bien empleado.

El Profeta T.B. Joshua y los Socios de Emmanuel TV están siendo los patrocinadores del máster que está estudiando en la Universidad de Cambridge, lo que supone un gasto de aproximadamente cincuenta y cinco mil libras.
Enormemente agradecida a Dios, aconsejó a los jóvenes que sigan el proceso de Dios en todos empeños, ya que Dios logró que una muchacha deprimida como era ella ahora tenga siempre una sonrisa en los labios. Y puede hacer lo mismo por ellos. «No importa a qué escuela asistas. Lo que importa es tu relación con Jesús».
En palabras del Profeta T.B. Joshua, «Se necesita acción focalizada, disciplina personal y mucha energía diaria para lograr que las cosas lleguen a suceder».

 

ESPÍRITU DE ROBO CAPTURADO EN LA SCOAN

Titus Okonkwo junto a su familia

Titus Okonkwo, Confirmó que la profecía que recibió en La SCOAN era exacta y confesó cómo había desarrollado el hábito de robar objetos y dinero del bolso de su madre agregando que solía escuchar una voz que le decía que robase. El mismo espíritu lo empujó a dejar de asistir a clase y a aventurarse en el bosque sin razón aparente. Todo esto terminó convirtiéndose en un hábito para él y acabó saltándose continuamente las clases lo que generó gran molestia en su madre. Por otro lado, su padre creyó que la solución sería enviarlo de regreso a la escuela, por lo que solía enviarle dinero para sus gastos en la escuela, pero Titus utilizaba el dinero para satisfacer su estilo de vida inmoral.

Habiendo entablado relaciones con malos amigos, decidió retirarse de la escuela y bajo la influencia negativa de éstos, su hábito de robar empeoró, y comenzó a ser conocido en el barrio donde vivía como ladrón. Refirió una ocasión particular en la que fue junto a un colega para robar. Saltó por una ventana y una verja para llevarse dos generadores y dos ordenadores portátiles. Cuando el dueño de los objetos robados notó la falta, presentó una demanda por hurto contra él. La policía y los vigilantes lo interrogaron, él confesó el delito y por lo tanto fue detenido pero su padre se vio obligado a pagar su fianza para que saliera de la cárcel.

Con el fin de ayudarle para que su hijo re iniciara su vida, le compró una moto para que pudiera dedicarse al comercio e incluso pagó por adelantado un año de alquiler, pero a pesar de todo este esfuerzo, Titus no era capaz de llegar a fin de mes, así que volvió a robar. Su padre decidió entonces aconsejarle que buscase el rostro de Dios como forma de salir de su situación, a lo que Titus accedió y juntos visitaron La SCOAN la semana pasada para recibir una palabra de profecía. Y durante el Servicio Dominical del día de hoy, pudo confirmar la exactitud de la profecía, acompañado por su familia. Juntos narraron su pesadilla y el padre explicó que el hábito de robar de su hijo había puesto a la economía familiar en serias dificultades, además de soportar el trauma emocional que suponía semejante comportamiento.

Titus confirmó estar completamente liberado tras la profecía, y que ya no oye voces que le empujen a robar. Su familia testificó también que ya no es lo arrogante que era y que ha recibido una vida nueva en Cristo. Titus aconsejó a los espectadores de todo el mundo y a la congregación, diciendo que había que mantenerse alejado de cualquier cosa que no fuera de Dios, y aconsejó a sus amigos que aprendan de su testimonio y se acerquen a Dios para impedir que puedan ser utilizados como agentes de satanás.