CÓMO SER LLENO DEL ESPÍRITU SANTO

Los Cielos se abrieron en La SCOAN cuando los congregantes estaban reunidos en el nombre de Jesús, adorando a Dios y cantando melodías en sus corazones mientras el coro los lideraba con canciones llenas del Espíritu y daban paso al sermón del día titulado: Cómo ser lleno del Espíritu Santo.

Al citar Hechos 10 y Juan 14:26 como textos de referencia, el Profeta T.B. Joshua expuso el por qué no lo podemos hacer sin el Espíritu Santo: «Debes ser lleno del Espíritu Santo para ser un Cristiano. Nadie puede hacer la obra de Dios sin el Espíritu Santo. Hacerlo sin el Espíritu Santo equivale a correr un gran riesgo, infligiéndonos dolor, aflicción, tribulación a nosotros mismos».

Congregación en La SCOAN

Continuando, reveló el papel del Espíritu Santo en nuestra vida diaria. «¿Cuál es el papel del Espíritu Santo? Un Espíritu puro, sano, gentil, sabio y amoroso. Esto es exactamente lo que Él es. El Espíritu Santo es sabio porque Él es el Espíritu de sabiduría. Él es verdadero porque es el Espíritu de la verdad. Él es como Jesús, porque Él es el Espíritu de Cristo. Él es como el Padre porque Él tiene el Espíritu del Padre. Este Espíritu quiere poseerte. Este Espíritu quiere ser el Señor de tu vida».

Amonestando a todos acerca de la necesidad de apropiarse de sus corazones, declaró: «No permitas que tu corazón te controle. Como Cristiano, háblate a ti mismo con salmos, himnos y canciones espirituales. Haz melodías en tu corazón. Así es cómo recibes. Al momento en que te apropies de tu corazón, estás a punto de ser llenado. La verdadera batalla está en el corazón. Si puedes apropiarte de tu corazón, el cielo es tu límite». Esto sirve como un llamado de atención para todos los Cristianos para estar alertas y apoderarse de sus corazones en vez de permitir que los asuntos del mundo los distraigan.

Después de escuchar tal sermón, elevador de almas, los congregantes fueron dirigidos a una pequeña sesión de oración: «Señor, localízame en Tu misericordia; localízame en Tu favor».

Abajo se encuentran algunos de los maravillosos y edificadores testimonios que fueron compartidos durante el servicio, conmoviendo la atmósfera para la gloria de Dios.

TESTIMONIOS

 

NO MÁS UNA CARGA: ¡PUEDO CAMINAR DE NUEVO!

La joven Agatha recibiendo oración por parte del Profeta T.B. Joshua

La aflicción se arrastró en la vida de la joven Agatha Onuh, dejandola tullida por más de cinco años. Sufrió de incapacidad para caminar debido a espasmos musculares acompañados de una espondilosis lumbar dejándola postrada y en un estado agonizante.

Sin poder regresar a la escuela, la joven Agatha se entristeció mientras la enfermedad frustraba su futuro.

La joven Agatha y madre durante el tiempo de oración

La familia entera fue afectada en gran manera pues el dolor de uno se convirtió en el dolor de todos. En busca de una solución, su madre la llevó a muchos hospitales donde, aunque le administraban los mejores medicamentos, la solución parecía estar aún muy lejos. Convencidos de que habían ya hecho lo mejor, su médico le dio un collarín para aliviar sus dolores y una silla de ruedas para movilizarla.

Anhelando caminar de nuevo, la joven Agatha pidió que la trajeran a La SCOAN. Cuando el Profeta T.B. Joshua se dirigió hacia ella, la madre sintió una sensación en todo su cuerpo. El Profeta le instruyó que depositará dicha sensación en su hija. Tan pronto como lo hizo, la señorita Agatha se levantó inmediatamente de su silla de ruedas y comenzó a caminar para la gloria de Dios.

La joven Agatha caminando, demostrando su sanidad

Mientras testificaron durante el Servicio Dominical en vivo en La SCOAN, la madre de Agatha dijo con lágrimas de alegría, «Siempre la lleve a todas partes. Mi hija estaba completamente impotente. Agradezco a Dios por quitarle sus cargas». Para demostrar la perfecta sanidad que recibió de nuestro Señor Jesucristo, la señorita Agatha Onuh caminó majestuosamente ante los congregantes y los espectadores de todo el mundo.

La joven Agatha y familia

 

¡PUEDO VER!

La señora Vinolia y hermana

Otro transformador testimonio que dejó a millones anonadados fue el de una mujer que fue sanada de ceguera. La señora Vinolia Edith fue una de las víctimas cuya visión se deterioró día tras día hasta que solo veía oscuridad a su alrededor. Para restaurar su visión, aceptó realizarse una cirugía en uno de los mejores hospitales de su Ghana natal. Cuando su hermana, la señora Yaa Faustina, supo acerca de la operación, mejor la motivó a venir a La SCOAN para buscar el rostro de Dios.

Accediendo a asistir a uno de los Servicios Dominicales, siguió a su hermana a La SCOAN, fue llevada del brazo y posicionada para recibir oración.

La señora Vinolia viendo y saludando a los demás

Cuando el Profeta T.B. Joshua se acercó donde ambas estaban sentadas, Yaa Faustina señaló a su hermana ciega que el hombre de Dios se acercaba y ella, con fe, se aclamó al Profeta T.B. Joshua pidiéndole que la sanara de su ceguera. El Hombre de Dios Profeta T.B. Joshua oró y la tocó en los ojos, pidiéndole que lo mirara a la cara. Un repetido «¡Gracias, Jesús! ¡Puedo ver!» de la señora Vinolia Edith rápidamente llenó la atmósfera. Sanada de la ceguera, la señora Vinolia Edith comenzó a estrechar la mano de los demás miembros de la congregación, identificando los colores de sus ropas. Durante su testimonio, recordó haber visto una luz brillante cuando miró al Profeta T.B. Joshua a la cara.

Como consejo para los espectadores de todo el mundo, Vinolia Edith animó fuertemente a todo aquel que se encontrara en un caso como el suyo a volverse a Dios por solución.

 

FRACTURA REPARADA GRACIAS AL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO

El señor Uche Kizito y familia

Por dos agonizantes años, el señor Uche Kizito estuvo totalmente incapacitado como resultado de una fractura de fémur. Durante el periodo en el que estuvo buscando una solución, el señor Uche, de la República de Benín, fue intervenido quirúrgicamente en un país vecino. Durante la intervención, los médicos le implantaron unos tornillos metálicos en la parte baja de la pierna, pero transcurrido un tiempo, el dolor comenzó y llegó hasta el punto de que no podía permanecer de pie ni sentado por períodos superiores a diez minutos. En aquel momento le entregaron unas muletas para que se sirviera de ellas.

El señor Uche caminando sin muletas

Incapaz de seguir soportando el dolor, el señor Uche vino a La SCOAN donde recibió oración del Profeta T.B. Joshua. Al testificar ante los congregantes y espectadores de todo el mundo, describió el encuentro así: «Vi una llama de fuego saliendo de sus manos. Perdí el control cuando el Hombre de Dios oró por mí. El peso que llevaba siempre en la cintura se quebrantó y comencé a caminar». Más adelante explicó que aquel fue el último día que usó las muletas y cómo ya las ha tirado.

Concluyó que el Profeta T.B. Joshua es un hombre enviado por Dios para liberar personas del dolor y las tribulaciones, en el nombre de Jesús.

 

 

SANADO DE UNA FRACTURA DISTAL DE PERONÉ

 

La señorita Ogbodo y hermana

La señorita Ogbodo corriendo y confirmando su sanidad

La señorita Ene Victoria Ogbodo, de 38 años de edad y funcionaria pública del Estado de Benue, Nigeria, estuvo involucrada en un accidente que le provocó una fractura en la parte distal de su peroné, restringiéndola al uso de un par de muletas.

A pesar de utilizar muletas, la señorita Victoria se vio obligada a apoyarse tremendamente en su hermana pequeña, cada vez que tenía que ir al baño o usar el inodoro. La fractura era tan grave que le provocó un desplazamiento del tobillo, como mostró en las radiografías.

Agotando todo tratamiento médico y tradicional, sin ninguna solución a la vista, viajó desde Abuja a La SCOAN con la convicción de que su caso sería finalmente resuelto. A Dios sea la gloria, sus oraciones fueron respondidas. Tan pronto como el hombre de Dios oró por ella, se puso de pie y comenzó a caminar. Un «¡Gracias, Jesús!, puedo caminar» llenó todo el auditorio. Con un gozo rebosante en su corazón, arrojó las muletas y caminó libremente en el nombre de Jesús.

 

 

ELEVADO A LA POSICIÓN DE ABOGADO Y LETRADO DE LA CORTE SUPREMA

 

El señor Kalejaiye Adesoji

El señor Kalejaiye Adesoji, un ferviente estudiante, testificó durante el Servicio Dominical en vivo en La SCOAN cómo Dios lo elevó del pozo del fracaso a la cumbre del éxito.

Contó su experiencia de cómo obtuvo la admisión para estudiar leyes en el Reino Unido después de su escuela secundaria en el Estado de Delta, Nigeria. Sin embargo, todo cambió cuando él llegó allí y comenzó a experimentar desafíos académicos; sus calificaciones cayeron de manera drástica. Para su consternación, se le aconsejó abandonar sus estudios o aceptar un curso de tercera clase, algo que él no pudo asimilar.

Sabía que la situación no era algo normal y en busca de una solución, pensó sabiamente en visitar La SCOAN donde recibió oración por parte del Profeta T.B. Joshua y también el Nuevo Agua de la Mañana. Volvió al Reino Unido y siguió con sus estudios. Continuó ministrándose el Nuevo Agua de la Mañana, y para su sorpresa, completó su programa de primer grado sin ningún problema y procedió a realizar una maestría, la cual también completó con un acumulado de 69. Hoy, él ha sido certificado como abogado y letrado de la Corte Suprema de Nigeria.

Ahora es feliz, y aconsejó a todos los que se enfrenten con alguna oposición semejante que se aferren a Dios y Él hará que puedan superarla.

 

SUSTANCIAS CON SANGRE EXPULSADAS: ¡YA NO COMO EN LOS SUEÑOS!

La señora Ezekiel y esposo

La señora Ezekiel se volvió presa fácil para los colmillos de insensatas pesadillas que plagaron su vida. Cada noche, la alimentaban con todo tipo de comida en sus sueños. Algunas veces tenía aterradores encuentros con hombres ancianos e incluso con personas muerta. Estas pesadillas se manifestaban en su vida física con un intenso dolor en el estómago y el pecho. El dolor era tan agudo que no podía respirar, comer o dormir bien. Al ver que la condición de la señora Ezekiel se deterioraba cada vez más a pesar de los medicamentos y tratamientos recetados por sus médicos, sus familiares le aconsejaron visitar La SCOAN para buscar la ayuda de Dios como última solución.

La señora Ezekiel acudió al Servicio Dominical en vivo en La SCOAN y se ubicó en la sección para sobrecupo. Sabiendo que la distancia no es una barrera para el mover del Espíritu Santo, creyó que Dios tocaría su caso y tan pronto como el hombre de Dios comenzó la Oración Masiva, empezó a sentir un malestar dentro de ella. Su estómago empezó a retronar. Explicó que sintió que la algo presionaba dentro de ella e inmediatamente, comenzó a vomitar las sustancias venenosas con sangre que había comido de la mesa del enemigo.

Luciendo radiante en la actualidad, la señora Ezekiel aconsejó a la congregación y espectadores de todo el mundo que se vuelvan a Dios, ya que Él es la solución a sus problemas.

 

LIBRE DE UN DOLOR INSOPORTABLE

Pastora Cornelia Shiweda e hija

El dolor insoportable que la Pastora nigeriana Cornelia Shiweda venía padeciendo en sus rodillas como resultado de la artritis era tan severo que afectaba su movilidad, causándole dificultad para caminar a pesar de las rodilleras que utilizaba. Los médicos le recomendaron una cirugía y la programaron para ello, pero la Pastora Cornelia se negó, pues en su corazón creía que la solución permanente podría solo venir del Médico por excelencia, Jesucristo. «No podía permanecer de pie o sentarse mucho tiempo, pero decidí que no iba a someterme a una cirugía», recordó.

Pastora Cornelia Shiweda saltando y comprobando su sanidad

Hablando del glorioso día en que por fin fue libre, la Pastora Cornelia dijo que el Profeta T.B. Joshua extendió su mano derecha hacia ella sin llegar siquiera a tocarla, «sentí una descarga en la rodilla derecha. Entonces él me pidió que me levantara», añadió. Las rodilleras fueron removidas y fue capaz de caminar libremente. Hoy, todo el dolor que experimentaba se ha desvanecido.

Ejercitando las piernas mientras prestaba testimonio, exclamó: «¡Puedo saltar, arrodillarme, bailar!»

Su hija, Fredrika Gabriel dio también las gracias a Dios por el maravilloso milagro que obró en la vida de su madre a través de Su Hijo, Jesucristo.