RELACIÓN EN REPARACIÓN

El Servicio Dominical de La SCOAN abrió con oración y alabanzas de corazón, creando una atmósfera propicia para que el Espíritu Santo pudiese operar. El Profeta T.B. Joshua elevó los corazones con su conmovedor sermón titulado «Relación en reparación», en el que abordó algunas de las cuestiones fundamentales que acosan a la sociedad actual.

El hombre de Dios dijo «No tenemos que ir muy lejos para encontrar cosas que no nos gustan en nuestra sociedad. Basta con que mires en tu entorno cercano para que puedas contemplar cosas que pueden resultar amedrentadoras». A pesar de esto, animó a todos lo que escuchaban su mensaje a adoptar una postura clara contra ese mal que habita en nuestras comunidades, y pasar a ser conocidos como «personas que buscan el bien, y no solo que están contra el mal», ya que «un pequeño ejemplo puede tener una gran influencia». Añadió que debemos considerarlo como nuestra «responsabilidad personal», ya que esta actitud nos conducirá a mejorar y madurar. «Cuando vemos algo que necesita ser mejorado, eliminado, cambiado o ajustado en nuestra sociedad, debemos reconocer nuestra responsabilidad personal y hacer algo al respecto».

Motivados y dispuestos para la victoria por el mensaje, todos los presentes en la iglesia y aquellos que seguían el Servicio Dominical en directo a través de Emmanuel TV, se unieron en un vivificante momento de oración, lleno del Espíritu. La oscuridad quedó desbaratada y los frutos de la luz brillaron cuando la congregación declaró en la fe que sus limitaciones, sus obstáculos y sus fracasos ¡habían terminado!

El servicio ofreció varios e interesantes testimonios con que edificar la fe, algunos de los cuales reproducimos a continuación:

 

TESTIMONIOS

ATRAÍA A LOS HOMBRES CASADOS

«Me divorcié, y tan enfadada estaba que dirigí mi ira hacia los hombres casados». Mafora se había casado a la tierna edad de veintiún años, y su vida no tardó en precipitarse en el caldero del consumo de tabaco y alcohol, y en las aventuras fuera del matrimonio.

Incitada por su esposo, un hombre tremendamente inmoral, llegó un momento en el que apenas si dormía en su casa, a medida que las fiestas y los clubes pasaron a ser su nuevo hogar. El turbulento matrimonio acabó en divorcio hace ahora cinco años, pero la actividad demoníaca no cesó, sino que pareció intensificarse. Esta joven sudafricana comenzó a participar activamente  en aventuras con hombres casados, amparándose en el ilícito eslogan de «sin ataduras».

Cuando participaba en una fiesta, tenía que ser la que mayor cantidad de alcohol consumiera para demostrar que era la más «salvaje y peligrosa». Sin embargo no lograba tener paz en su interior, y Mafora se dio cuenta de que lo que sí se le acercaba era la tumba si seguía llevando una vida de semejante promiscuidad. Su deseo de cambio hubo de enfrentar una fuerte oposición espiritual, ya que un hombre desconocido comenzó a dormir con ella en sueños todas las noches, un esposo espiritual cuya presencia ella llegaba a notar físicamente en la habitación. Empezó a buscar y recorrer iglesias por toda Sudáfrica, pero no logró hallar la liberación hasta que alguien le habló de Emmanuel TV.

Por fin logró visitar La SCOAN en julio de 2018, y allí tuvo un increíble encuentro cuando el Profeta T.B. Joshua estaba ofreciendo la Oración Masiva. «Vi un ser angelical y caí al suelo bajo el poder de Dios», recordó, y el espíritu maligno responsable de sus problemas quedó expuesto de inmediato. Mafora testificó que algo visible abandonó su cuerpo en aquel instante –¡y su vida no ha vuelto a ser la misma desde entonces! El impulso de fumar, beber y fornicar desapareció y quedó reemplazado por el hambre y el amor de Dios. Y de manera increíble, su hermana –que llevaba dos años sin menstruar– también fue sanada durante la misma Oración Masiva, y su menstruación volvió. «Si en sueños te ves acostándote con alguien, eso no es normal», declaró Mafora ante la congregación, y aconsejó «¡Busca el rostro de Dios para ser liberado!».

 

«¡VINE POR INVITACIÓN DE DIOS!»

El fibroma que le había crecido en el útero era, en palabras de Rosanna Marte, «grande como su cabeza», pero por tres veces había cancelado ya la intervención quirúrgica que los médicos le habían explicado que necesitaba si no quería perder el útero. A pesar de la advertencia, del dolor y de las continuas visitas al lavabo debido a la presión que ejercía el enorme fibroma sobre la vejiga urinaria, Rosanna había ido retrasando la cirugía a la espera de saber primero de Dios.

Porque Rosanna no tenía duda alguna de que Dios iba a intervenir, y no quería hacer nada antes. Llevaba dos años siendo fiel seguidora de Emmanuel TV y estaba convencida de que su crisis la iba a acercar a Dios. Sorprendentemente, el mismo día que recibió la advertencia de los médicos, fue también informada de que el Profeta T.B. Joshua  iba a acudir en breve a la República Dominicana para celebrar una cruzada. Fue el tercer día de la cruzada cuando Rosanna pudo viajar desde EE.UU. a la Conferencia de Pastores en la República Dominicana.

El Espíritu Santo recompensó sus esfuerzos. Durante la conferencia, desde el púlpito, el Profeta T.B. Joshua  profetizó directamente sobre su caso con las siguientes palabras: «Hay una mujer aquí que iba a ser intervenida quirúrgicamente esta semana. Tres veces ha sido incluida en la lista de pacientes para pasar por el quirófano, pero ella ha intentado evitarlo. Debes consentir que te operen, porque nada malo te va a pasar… Dios dirigirá las manos de los cirujanos».

«Entonces» declaró Rosanna, «supe que Dios me había invitado a la Cruzada». Cuando volvió a casa, siguió el consejo de la profecía y se sometió a la intervención, de la que Dios tomó el control tal y como el Profeta T.B. Joshua  le había dicho que sucedería. El enorme fibroma fue extirpado y su útero se pudo salvar y permanece intacto, ¡para gloria de Dios!

Con imágenes de la operación a su lado, Rosanna dio toda la gloria a Dios por ser tan leal, la salvación de cualquier enfermedad.

 

«INTENTÉ SUICIDARME POR EL DOLOR»

Quince años padeciendo un cáncer anal era más de lo que Prince Vincent Onyeamula podía soportar. «Ir al baño era pasar por el infierno», relató, refiriéndose al insoportable dolor que padecía a manos de la enfermedad. «Lloraba como un bebé mientras volvía, a cuatro patas, hasta el dormitorio. Me ponían inyecciones, pero aun así los dolores me asediaban durante cuatro o cinco horas al día. Cuando utilizaba el inodoro, salía sangre de mí como si fuera orina».

Le enfermedad le había llevado a un punto tal de desesperación que pensó en suicidarse. «Decía, “Dios quítame la vida en lugar de hacerme pasar por esto”». «Decidí suicidarme, pero Dios me salvó». Los médicos le habían dicho que podía someterse a una intervención quirúrgica, pero que las probabilidades de éxito eran solo del cincuenta por ciento y que, si sobrevivía, no podría tener hijos. Prince Vincent comenzó a ver Emmanuel TV y contempló los milagros que Dios obraba mediante su siervo Profeta T.B. Joshua, y entonces decidió acudir a La SCOAN, donde recibió el Agua de La Mañana y comenzó a ministrársela en el nombre de Jesús. Después de aquel día, ¡todo desapareció!

Prince Vincent mostraba orgulloso las fotografías del antes y el después –imágenes que demostraban que Dios lo ha sanado del cáncer de ano. Quiso animar a quienes pudieran estar esperando su propio encuentro con Jesús: «Dios puede hacer cualquier cosa, y si pudo hacerlo por mí, lo tuyo será aún más sencillo».

 

«¡NO TIREN LA TOALLA CON SUS HIJOS!»

Bernhard Zaaruka provenía de una familia adinerada de Namibia pero, a pesar de su crianza en un entorno privilegiado, adicciones múltiples lo dejaron como rehén del diablo, y la destrucción siguió fácilmente sus pasos. Empezó con pequeños robos a su padre, pero el pronto se graduó en un nivel superior de ladronicio con actos más serios, ya que Bernhard tenía que buscar el modo de mantener su acelerado ritmo de vida alimentado por las drogas, el alcohol y las mujeres. Sus padres lo habían intentado todo para inculcarle algo de disciplina y evitar que tomase un camino tan peligroso –en particular teniendo en cuenta la reputación de la familia en la sociedad–, pero todos los intentos resultaron inútiles.

«Un día, mis padres me dijeron que íbamos a Cape Town, pero terminé en rehabilitación por un periodo de tres meses», relató Bernhard. Tras el largo y caro tratamiento, volvió de cabeza a los narcóticos, incluso a un nivel más peligroso que antes. «Le decía a mi madre que iba a comprar tabaco y tardaba días en volver», recordaba, y hacía lo que le parecía sin pensar en las consecuencias. Se pasaba el tiempo en fiestas o clubes mientras sus padres se morían de preocupación, durmiendo a duras penas por las noches al no saber de su paradero.

Sus padres prácticamente obligaron a su rebelde vástago a acudir con ellos a La SCOAN, ya que según refirió Bernhardt, su padre le dijo que aquella iba a ser «su última oportunidad». El domingo pasado, el Profeta T.B. Joshua se dirigió a Bernhard, que se hallaba entre la congregación, y le profetizó que, tiempo atrás, le habían hecho entrega de un anillo y que Dios lo había salvado de la muerte. Bernhardt recordó que una muchacha le había regalado un anillo tiempo atrás, pero que nunca había estado en su conocimiento las implicaciones espirituales de la joya.

Después de orar, Bernhardt testificó que su vida ha cambiado radicalmente. «Este es el periodo más largo de mi vida, que yo recuerde, que no he consumido drogas ni he fumado», testificó, y añadió que la necesidad y el deseo de una vida tan inmoral han desaparecido tras su liberación.

«No tiren la toalla con sus hijos», aconsejó su madre, Loide Zaaruka. «Llévenlos a un lugar como La SCOAN, donde puedan ser liberados».

 

¡ADIÓS A LA CERVECERÍA!

Para gloria de Dios y vergüenza del diablo, Kenneth narró la pesadilla que había vivido con los demonios del consumo de alcohol y de una esposa espiritual que atormentaron su vida durante veinticuatro años.

Su primer encuentro con el alcohol fue a la edad de trece años en una fiesta de su pueblo. Formaba parte de un grupo de baile que había sido invitado a actuar. Fue allí donde se encontró con un amigo de su difunto abuelo. El anciano se alegró mucho de ver a Kenneth y le habló de que su abuelo era un gran bebedor cuyo récord seguía imbatido. El anciano inició al pequeño Kenneth ofreciéndole una bebida alcohólica de fabricación local, aduciendo que lo hacía en honor de su finado amigo, y Kenneth sorprendió a todo el mundo en la fiesta bebiendo cuatro cuernos llenos de ese alcohol.

Refirió que, mientras crecía, el alcohol siempre estaba accesible ya que su comunidad fabricaba sus propias bebidas. A una edad tan tierna, Kenneth comenzó a beber en exceso e incluso presumía de que era capaz de beber más alcohol que los mayores de su comunidad.

Poco después, sus padres lo mandaron a un internado, lo cual le dio libertad e hizo empeorar su hábito de alcohol y tabaco. Cuando llegó a la universidad, su caso ya era incontrolable. En lugar de estudiar, se pasaba los días yendo a clubes, de fiesta y sin dejar pasar un solo día en el que no bebiera o fumara. Su estilo de vida pasó factura a su rendimiento académico, ya que era incapaz de obtener nada tangible académicamente hablando.

Transcurrido un tiempo, Kenneth decidió lanzarse a los negocios, en un esfuerzo por hacer algo de provecho con su vida, pero el espíritu que lo atormentaba no estaba dispuesto a dejarlo en paz. Kenneth podía manipular a la gente para que le diera dinero, pero todo lo que obtenía se perdía en beber y fumar. Si viajaba por negocios, acababa gastándoselo todo en tabaco y alcohol. En Kenya era muy conocido en las mejores cervecerías. Su esposa espiritual siguió atormentándolo, y todas las noches soñaba con una mujer que le hacía el amor. A la mañana siguiente se sentía demasiado cansado para ir a trabajar y, en esos casos, se pasaba el fin de semana entero, de viernes a lunes, bebiendo hasta caer en el estupor.

Sus negocios fracasaron, y quedó endeudado en una suma de miles de dólares. Frustrado con la vida, empezó a buscar solución a su situación. Recorrió todo su país en busca de una liberación del tormento al que el diablo lo tenía sometido, pero no logró nada en absoluto, hasta que un amigo le habló de Emmanuel TV . Animado por su esposa, empezó a ver las emisiones del canal y a orar con el hombre de Dios, Profeta T.B. Joshua. Un día tuvo el privilegio de poder visitar La SCOAN y recibió el Agua de La Mañana. Siguió orando y ministrándose el Agua de La Mañana, y notó que el impulso de beber, fumar y llevar acabo todo tipo de actos inmorales le iba abandonando.

Kenneth refirió a la congregación y a los espectadores de todo el mundo que ha dejado de beber y de fumar por completo, y que ahora es un hombre libre. Para confirmar que está totalmente liberado, encontró un amigo que quería ayudarlo con una oportunidad de negocio. Este amigo lo invitó a una cervecería para hablar de esa posibilidad, y le ofreció alcohol mientras hablaban, pero Kenneth lo rechazó y pidió un refresco. Al intentar servirse la bebida, notó de pronto que no podía ver. Rápidamente pidió que lo sacaran de allí y, en cuanto estuvo fuera, su vista fue restaurada.

Kenneth animó a la congregación y a los espectadores de todo el mundo a tener siempre en mente que Jesús está por encima de todo. No importa cuál sea tu situación: Jesús está por encima de ella y te liberará en Su tiempo.

 

UN BEBÉ MILAGRO NACE TRAS ONCE AÑOS DE VERGÜENZA Y SUFRIMIENTO

Once años de infertilidad son una carga que no es fácil de soportar. Pregúntenle a la camerunesa Dorothy, que ella se lo dirá. «Este problema me trajo vergüenza y desgracia», declaró Dorothy,  y refirió que cuando acudía al mercado se reían de ella e incluso llegaron a propinarle una bofetada –¿Su delito? Ser una mujer estéril.

El problema afectó también a su matrimonio, ya que las peleas y las desavenencias no dejaban que la paz reinase en el hogar. Hubo de empezar a ver Emmanuel TV para que un rayo de esperanza iluminara su desesperanzada y triste situación.

Dorothy lo había intentado todo, médica y tradicionalmente, hasta que llegó a La SCOAN y recibió el Nuevo Agua de La Mañana. Al volver a casa se la ministraron, y poco después, para su regocijo, se hizo una prueba de embarazo ¡y el resultado fue positivo! El parto transcurrió sin problemas, refirió Dorothy, teniendo a su preciosa niña en brazos, a la que le impusieron acertadamente el nombre de Milagro.

Su consejo es que sean conscientes de que «el tiempo de Dios es el mejor. El nuestro no importa».

 

RESCATADO MILAGROSAMENTE DE UN ENCUENTRO CON LA MUERTE

El Jefe tribal Christopher Ndubuisi había sido rescatado de dos encuentros muy cercanos con la muerte, y su esposa y él se apresuraron a acudir a La SCOAN para testificar y que el mundo supiera que servimos, sin duda, a un Dios leal.

Tuvo su primer espeluznante encuentro un día que volvía de EE.UU. Al llegar a Abuja, Nigeria, el avión comenzó a descender para tomar tierra pero, por desgracia, ¡hubo de volver a ascender! La causa: la climatología. El piloto volvió a hacer otro intento de aterrizaje y, justo cuando las ruedas entraban en contacto con la pista, de nuevo se vieron obligados a remontar el vuelo. Como era de esperar, a aquellas alturas todo el pasaje estaba muerto de miedo, imaginando lo que podía ocurrir si no recibían ayuda de inmediato. El Jefe Ndubuisi tomó el Agua de La Mañana que tenía en su poder y la ministró en el interior del avión. Al tercer intento, el piloto logró tomar tierra.

Aún impresionado por el milagroso modo en que el Señor lo había liberado de una muerte inminente, tuvo otra confirmación del amor firme de Dios al ser rescatado de un accidente de tráfico justo al día siguiente. Con sus propias palabras explicó que volvía de un evento cuando su vehículo se salió de la carretera y acabó en una cuneta. Milagrosamente pudo salir del destrozado vehículo a pesar de que no había nadie allí que pudiera ayudarlo. Un oficial de policía que se apresuró a desplazarse al escenario del accidente preguntó por el paradero del conductor, porque nadie podía creer que fuera él, ya que no tenía ni un simple arañazo.

Mientras todo esto sucedía, el organizador del evento tuvo noticias del accidente y se apresuró a desplazarse hasta allí, pero cuando llegó la historia que llegó a sus oídos fue completamente distinta, ya que el oficial de policía decía haber visto que el Jefe tribal Ndubuisi estaba rodeado de una luz brillante y ángeles. Aunque fue trasladado al hospital, los médicos lo revisaron y no le encontraron daño alguno.

Chief Ndubuidi también testificó que ha logrado terminar una edificación ministrando Agua de La Mañana en el solar en que se iba a construir, y ello había conducido a una mejora en su economía. Para concluir su testimonio, agradeció a Dios el amor y las merecedes que ha tenido a bien mostrarle.