LEE LA BIBLIA CON PERDÓN - The Synagogue, Church Of All Nations - SCOAN - Prophet T.B. Joshua (General Overseer)

LEE LA BIBLIA CON PERDÓN

Aquellos que asistieron al Servicio Dominical de La SCOAN el 6 de mayo de 2018, y quienes lo vieron a través de Emmanuel TV recibieron un toque y fueron inspirados y conmovidos por el mensaje del Profeta T.B. Joshua titulado «LEE LA BIBLIA CON PERDÓN».

El Profeta explicó que «para desarrollar tu relación con el Espíritu Santo, debes leer la Biblia a diario con un espíritu libre. Si no, estás leyendo un libro de historia o una novela». Hablando sobre lo que hace que la Biblia sea diferente de otros libros, el profeta dijo «Cuando lees la Biblia, estás leyendo al Espíritu Santo. Esa lectura demanda un estado de tu corazón. Cuando abres la Biblia para leer, estás oyendo hablar a Dios».

Y haciendo una pregunta directamente al corazón de quienes le escuchaban, les interpeló: «¿Cuál es el estado de tu corazón mientras lees la Biblia?».

Acerca de lo importante que es cultivar la actitud adecuada mientras se lee, el profeta dijo: «Lee la Biblia despacio, con atención y repetidamente. Cuanto más la leas, mejor te entenderás a ti mismo y al Dios que te creó. El hecho que hace que la Palabra de Dios sea tan única y especial es que en ella mora el Espíritu Santo».

El Profeta animó a la congregación a no ser solamente personas que van a la iglesia, sino a involucrarse en el plan y los proyectos de Dios, porque ningún estado del ser es tan gratificante como vivir en sintonía con Dios.

Esta enseñanza tan profunda se vio acompañada de una demostración del poder del Espíritu: los espíritus malignos que habían atormentado la vida de muchos durante largo tiempo quedaron expuestos y fueron expulsados en el nombre de Jesús. Hablando directamente a los espectadores que seguían el servicio desde todos los rincones del mundo, el profeta declaró: «¡Aquellos que esperan en el Señor NUNCA serán desilusionados! ¡Sé liberado en el nombre de Jesús del espíritu que retiene tu salud, tu economía, tu carrera y tu futuro!».

 A continuación, reproducimos algunos de los más increíbles testimonios que se compartieron aquel día.

 

TESTIMONIOS

 

«ADIÓS AL COLLARÍN»

 

La señora Christiana Olu

Christiana Olu padecía una espondilosis cervical desde hacía mucho tiempo que le provocaba una rigidez en el cuello que hacía que dormir fuese una lucha dolorosa y frustrante. Había agotado todos los tratamientos médicos, y lo único que los expertos pudieron hacer para amortiguar su dolor fue recomendarle el uso de un collarín, pero ni siquiera así el dolor de la señora Olu cedía.

Agotada la vía humana, volvió su mirada al Maestro Sanador, Jesucristo, y visitó La SCOAN, donde el Profeta T.B. Joshua oró por ella y su salud fue restaurada. Sonriendo gozosa mientras compartía su testimonio, giró el cuello de un lado a otro con el fin de demostrar su completa sanidad para gloria de Dios.

 

 

La señora Christiana Olu ejercitando su cuello

 

FAVORECIDA POR DIOS

 

La señora Favour Oganwu y familia

Durante cuatro años, Favour Oganwu había arrastrado el insoportable dolor que le generaba la dislocación de las vértebras cervicales que le había provocado el parto, algo que le imposibilitaba para realizar las tareas domésticas e incluso le impedía tener a su bebé en brazos. Todo cuanto antes hacía con facilidad pasó a ser una tarea descomunal durante cuatro largos años, en los cuales visitó numerosos hospitales, de los que únicamente obtuvo la recomendación de que utilizara un collarín para reducir aquel dolor pertinaz.

Pero, como relataría en su testimonio, en cuanto el hombre de Dios Profeta T.B. Joshua le dio un toque y oró por ella, el dolor desapareció de inmediato y se sintió ligera. La dislocación de sus cervicales quedó relegada al pasado y ahora puede llevar a su bebé en brazos. ¡A Dios sea la gloria!

 

La señora Favour Oganwu ejercitando su cuerpo después de su sanidad

 

¡JESUS HIZO ACTO DE PRESENCIA Y ME SANÓ!

 

La señora Lerato Motsoari

Lerato Motsoari, nacida en Sudáfrica, padecía intensos dolores debido a un linfedema, una aflicción que la llevó a La SCOAN. Los fluidos no circulaban de modo regular por sus piernas y pies, por lo cual acababan hinchándosele. Lerato era profesora, y este problema la preocupaba enormemente, además de afectar a su autoestima ya que le daba vergüenza verse una pierna más gruesa que la otra y le hacía preocuparse por lo que sus estudiantes pudieran pensar. Y, por otro lado, estaba el problema añadido de encontrar zapatos en los que poder acomodar su pie inflamado.

Cuando acudió a La SCOAN y se encontró con el hombre de Dios en el Servicio, él le pidió que se pusiera las manos en las piernas. Al hacerlo, Lerato comenzó a temblar incontrolablemente, señal de que la sanación estaba en proceso, una experiencia que, en palabras suyas, «nunca podría explicar». De pie a cierta distancia de ella, el Profeta T.B. Joshua explicó a la congregación que esa reacción instantánea era prueba de que Jesús había hecho acto de presencia. Después de recibir su sanidad, compartió su testimonio una semana más tarde con la congregación y, tocándose el pie que antes se hallaba siempre hinchado, demostró que ya puede caminar sin sentir dolor alguno.

La señora Lerato Motsoari compartiendo su testimonio

 

 

JESÚS EL SANADOR SIGUE VIVO

 

La señora Anna Lukong

La señora Anna mostrando evidencia de su poderoso milagro

Hacía un año y seis meses que Anna Lukong había perdido su menstruación, un tiempo que para esta mujer joven de Camerún era toda una eternidad. Había acudido en un principio a varios médicos que le practicaron distintas pruebas, pero no encontraron solución para ella.

Un día estaba viendo Emmanuel TV y decidió utilizar su fe para poner una demanda a la unción cuando el Profeta T.B. Joshua oraba por los espectadores. ¡Menuda sorpresa se llevó cuando el poder de Dios corrió por su cuerpo y comenzó a vomitar! A la mañana siguiente, llena de gozo, descubrió que su menstruación había vuelto.

A modo de consejo dijo que todos debemos creer en nuestro propio milagro, y que «Jesús el Sanador sigue vivo».

 

 

 

¡EL MAL QUE HACEN LOS HOMBRES LES SOBREVIVE!

 

«Tu vida pasada ha sido muy, muy mala. ¡El mal que hacen los hombres les sobrevive!».  El mensaje profético dio en el blanco. En pocas palabras, el Profeta T.B. Joshua había diseccionados los secretos más hondos y oscuros de Samuel… las actividades ilícitas a las que se dedicaba de noche, mientras los demás dormían. Este joven nigeriano vivía en Sudáfrica, y se enfrentaba a desafíos cada vez mayores en su intento de ganar dinero. Un amigo suyo, que vive en Malasia y que lleva un elevado tren de vida, lo invitó a pasar un tiempo en su país y le prometió que iba a hablarle de un negocio muy lucrativo.

 

El señor Samuel compartiendo su testimonio

 

Una vez allí, Samuel fue iniciado en el acto diabólico del fraude por Internet. Samuel le enseñó los trucos del negocio, que consistía en hacerse pasar por un rico divorciado que buscaba el amor en Facebook. Una vez se tejía la red de inocentes seguidoras, la mayoría mujeres solteras de cierta edad y desesperadas, el fraude comenzaba. Samuel chateaba con ellas hasta lograr intimar y, en ese punto, les proponía matrimonio. Una vez las tenía embaucadas y enamoradas de él, empezaba a sacarles dinero utilizando la página web falsa de un banco para que le transfirieran fuertes cantidades de dinero con la promesa de organizar un encuentro físico y la ceremonia.

Algunas mujeres llegaron incluso a pedir un crédito para satisfacer sus exigencias de dinero, por supuesto sin saber que se las estaban viendo con un embaucador, y Samuel comenzó a vivir a lo grande también: coches último modelo y mujeres por doquier. Sin embargo, este estilo de vida acarreó para él unas nefastas consecuencias, ya que comenzó a experimental unos terribles ataques espirituales a través de pavorosas pesadillas que le arrebataron la paz y el sueño. No tuvo que pasar mucho tiempo para que el ataque comenzara a manifestarse físicamente con un intenso dolor en el cuello. «Tenía dinero, pero había perdido todo lo demás», recordó durante su testimonio, hasta que por fin llegó a comprender que necesitaba visitar La SCOAN para recibir sanidad y liberación.

Una vez fue localizado por la profecía, y después de que el hombre de Dios orase por su sanidad, Samuel se vio libre por completo de dolor, además de perder también el impulso de cometer delitos, según relató en su testimonio.

«No se crean todo lo que la gente les diga en Internet», fue su consejo. «Y no traten de imitar a quienes viven a lo grande si desconocen de dónde proviene su dinero».

 

 

SANADA DE UNA ENFERMEDAD DEGENERATIVA GRACIAS AL NUEVO AGUA DE LA MAÑANA

 

 

La señora Angela Emmanuel y familia

Un rabioso dolor le recorría las piernas de arriba abajo, y las noches comenzaron a pasar en blanco. Angela Emmanuel, Catedrática de la Universidad de Tecnología de Cross River, comenzó a pasarlo francamente mal cada vez que tenía que impartir una clase o permanecer de pie durante largos periodos de tiempo, hasta el punto de que tuvo que dejar su trabajo antes de que llegase su edad de jubilación. Los médicos le diagnosticaron una espondilosis lumbar y una enfermedad degenerativa de los huesos. «Se pasaba la noche mojándose con agua», explicó su hija, ya una joven adulta, cuya vida también se había visto afectada por el dolor que soportaba su madre.

Angela Emmanuel puso su fe en Dios convencida de que no hay nada demasiado difícil para el Señor y acudió a La SCOAN. «En cuanto me fue ministrada el Nuevo Agua de La Mañana, todo desapareció de inmediato», refirió. En la actualidad, Angela Emmanuel ha recuperado su buena salud y puede funcionar con toda normalidad, libre ya de dolor.

 

 

La señora Emmanuel después de su sanidad

 

RECONCILIACIÓN DESPUÉS DE VEINTE AÑOS DE RECHAZO

 

 

El señor Roland Asho-Ojong e hijo

Roland Asho-Ojong, un camerunés afincado en el extranjero, se había hecho distribuidor de dinero falso, y para ello había diseñado el modo de colocarlo en el mercado negro. Hombre viajero, el último país en el que había recalado era Uzbekistán, una nación del centro de Asia, donde adquirió una gran reputación en sus intercambios comerciales ilícitos. Sin embargo, la ley no tardó en localizarlo y fue detenido y encarcelado. Se enfrentaba a una sentencia de doce años de prisión, pero fue puesto en libertad después de ocho años y nueve meses. Al volver a casa con las manos vacías, intentó reconstruir su vida en Camerún, pero no parecía capaz de progresar. Fue entonces cuando hubo de admitir que necesitaba la mano de Dios para liberarse del fracaso en los negocios, de modo que viajó a La SCOAN para buscar el progreso en Dios.

 

 

El señor Roland Asho-Ojong y su hjijo en reconciliación

Durante el tiempo de las profecías, el Espíritu Santo lo localizó y el Profeta T.B. Joshua profetizó que había rechazado a un hijo suyo. Roland confirmó rápidamente la profecía que había identificado a un hijo al que abandonó veinte años atrás. Según dijo en su testimonio, una joven con la que mantenía una relación le dijo que se había quedado embarazada de él y, cuando el niño nació, Roland se convenció de que no guardaba ningún parecido con él y que, por lo tanto, no era hijo suyo. Por otro lado, no se sentía preparado para ser padre teniendo en cuenta que todavía estaba en el colegio. Pero el Profeta T.B. Joshua le explicó que el hecho de que hubiera rechazado a aquel niño era la raíz de todos sus problemas, algo que a Roland le costó trabajo asimilar. Por fin logró superar su desacuerdo y asumir que era el padre de un muchacho al que había abandonado veinte años atrás.

 

Ya un joven adulto, Kennedy Agbor y su madre llegaron a La SCOAN en respuesta a la invitación enviada por Profeta T.B. Joshua, lo que le proporcionó a Roland la oportunidad que tanto anhelaba de disculparse e implorar el perdón a Kennedy y a su madre. Para gloria de Dios, el padre y el hijo se fundieron en un abrazo entre lágrimas de gozo, y Kennedy dijo haber perdonado a su padre, mientras que Roland prometió asumir toda la responsabilidad que antes había negado en lo concerniente al bienestar y el mantenimiento de su hijo.

 

 

El joven Keneddy y madre

 

 

Y LA TURBULENCIA FUE DERROTADA

 

Doctor Benjamín compartiendo su testimonio

Derramando lágrimas de agradecimiento y alabanza, el Profesor Asociado Doctor Benjamín, de la Universidad de Jos, compartió con la congregación un vibrante testimonio de cómo Jesús hizo que el avión en el que viajaba y que se precipitaba contra el mar, ¡volviera a remontar el vuelo!

«Quiero que escuchen atentamente mi testimonio», dijo el doctor Benjamín. Como Socio de Emmanuel TV, había recibido el Nuevo Agua de La Mañana a principios de año y siguiendo sus instrucciones, la llevaba siempre consigo.

El doctor Benjamín viajaba tranquilamente desde Abuja al estado de Lagos cuando llegaron unas turbulencias. El piloto pidió por megafonía que todo el mundo mantuviera la calma, pero pronto el avión comenzó a dar sacudidas incontroladas, como si quisiera ponerse a dar saltos mortales. El doctor Benjamín empezó a orar con fervor. «Lo que se abrió paso en mi corazón en aquel momento fue el punto de oración del Profeta T.B. Joshua que dice “Empieza a dar las gracias a Jesús por tener fe en Él y en Su respuesta más gloriosa a nuestras oraciones”».

«El avión iba en picado hacia abajo. Íbamos a estrellarnos en el mar. Saqué mi Nuevo Agua de La Mañana y ministrándola dije: “¡Hijo de David, ten piedad de mí. Que Tu merced hable por mí!”».

En aquel mismo momento, se oyó una especie de rugido del motor y el avión volvió a levantar el vuelo. Más tarde les explicaron que habían estado planeando sobre el mar debido a las malas condiciones climatológicas, que les impedían aterrizar. Después de pasar dos horas de turbulencias, el combustible había llegado a un nivel tan bajo que tuvieron que volar de vuelta a Abuja.

El doctor Benjamín llamó por teléfono a La SCOAN y recibió un mensaje del Profeta T.B. Joshua que decía: «Toma el avión de vuelta a Lagos y todo saldrá bien». El avión repostó en Abuja y todos embarcaron por segunda vez pero, en aquella ocasión, el tiempo fue excelente y el viaje completamente tranquilo.

El doctor Benjamín aconsejó a los espectadores con las siguientes palabras. «Debemos contemplar el cambiar vidas, naciones y el mundo como un encargo de Dios. Utiliza lo que Él te ha dado».